El inquisidor Bush y otros norteamericanos

0
54

El poder y tal como lo conocemos, necesita secretos, corrupción e impunidad; no creo exista o haya existido ningún poder político exento de estas manchas, o aún peores crímenes que en general, han sido siempre tapados; por ello quienes han gobernado y gobiernan, están sentados y sostenidos por la mentira y la demagogia… y es claro, así las sociedades jamás avanzarán y seguirán en ese vaivén del “cedazo” donde lo más limpio baja al suelo y las granzas o más podrido, siempre queda encima, aplastando todo lo demás.

Y mientras escribo, me estoy acordando de una potencia que lo fue importantísima en su tiempo; me refiero a la República de Venecia; donde y en una de las varias visitas que hice a la hoy decadente ciudad; visité el por otra parte majestuoso Palacio de “los Dogos”; o del Dux, cuyo consejo de “los diez” que estaban para inquirir y castigar los crímenes de Estado, con poder absoluto; obraban como tales y allí están las mazmorras que pude ver, e incluso el museo de armas de la época, donde existe hasta la primera ametralladora que como tal potencia pudo costear. Pero esa magnífica obra arquitectónica y que maravilla, también funcionó como fortaleza y prisión segurísima; donde aún se pueden ver la sala de tortura que conserva su terrorífica apariencia como cuando se interrogaba en ella a los pobres desgraciados que colgaban del techo; asimismo se pueden visitar los calabozos y pozos húmedos donde se pudrían los que interesaba que se pudrieran en tan horrendos lugares. Incluso el tan famoso y “hoy romántico”, puente de los suspiros, no era otra cosa que un puente para el otro mundo y por el que pasaban los condenados para que nadie los viera, de ahí el que sea un puente cubierto y cerrado, salvo algunos ventanucos para darle luz diurna.

¿Pero por qué esta semblanza tan lejana de mi titular? Resulta que leyendo noticias en idioma español y que publican cientos de medios de EE.UU. encuentro un artículo que demuestra que aún dentro de la podredumbre, existe libertad para condenar públicamente los abusos de “los intocables”; y de esa noticia saco lo que sigue y que a mi no me sorprende; puesto que ya he dedicado recientemente un artículo “al nefasto Bush. Su titular es todo un poema; pues titula así: “Demasiado poderosos para quebrar, demasiado poderosos para encarcelar”. Y de los textos extraigo algunas “pinceladas”; el resto lo pueden leer en: http://www.democracynow.org/es/2009/1/30/titulares#2; merece la pena ello puesto que verán lo que es una prensa libre… de verdad… aunque ello sirva para poco.

“Bajo el mandato de Bush, la Casa Blanca fue demandada judicialmente por extraviar correos electrónicos y por evadir leyes que protegen los registros públicos. Pocos días antes de que Bush terminara su mandato, un juez federal ordenó que las computadoras de la Casa Blanca fueran inspeccionadas a fondo en busca de correos electrónicos. Según se informó, trescientos millones de mensajes de correo electrónico habrían sido transmitidos a los Archivos Nacionales, pero otros 23 millones de mensajes continuaban “extraviados”. Dick Cheney dejó la vicepresidencia en una silla de ruedas debido a una lesión en la espalda que sufrió moviendo cajas en la mudanza de su oficina. En su intento por confiscar información, Cheney no sólo dejó lisiada a una nación, terminó él mismo lisiado. Cheney también logró obtener un fallo judicial favorable que le permite decidir qué registros puede mantener confidenciales. George Stephanopoulos le preguntó a Barack Obama sobre la posibilidad de llevar a juicio a funcionarios del gobierno de Bush. A lo cual Obama dijo: “Aún estamos evaluando de qué manera procederemos en todo lo referido a interrogaciones, detenciones y demás, y sin duda que revisaremos prácticas pasadas. No creo que haya nadie que esté por encima de la ley. Pero, por otra parte, también tengo la convicción de que necesitamos mirar hacia delante y no quedarnos con la mirada puesta en el pasado”.

Si he dicho que el titular ya es un poema, este sólo párrafo (hay muchos más en el artículo) es como una tragedia griega; puesto que se ve la voluntad de “no tocar donde no se debe”… o sea, lo de siempre y que ya digo… practicaban “los intocables de la república veneciana”, a la que como a todos los demás, lo que les importaba era el negocio y el control de los mercados internacionales, que eran los que llevaban a Venecia los grandes tesoros que la convirtieron en potencia mundial y de lo que se aprovechaban unos pocos, como ahora mismo… ¿Qué ha cambiado?… simplemente las formas, puesto que llegado el momento, el que estorba es quitado de en medio y cuanto antes; el resto a trabajar y producir o sea… lo de siempre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here