Sociopolítica

La medicina, el gran negocio y los genéricos

Como ya viejo y enfermo crónico de cierta gravedad, tengo que tomar medicinas “a puñados”, si es que quiero conservar la vida  unos años más. Esto obliga a muchas otras disciplinas, a las que ya me acostumbré y no me  quejo de nada; pero sí quiero exponer, el negocio, cachondeo, abusos, irresponsabilidades, irregularidades y “otros”, que desde que soy “cliente de  uno de los mayores negocios de este mundo desarrollado”, cual es “la medicina”; vengo observando en la medicina de España y que deduzco será similar en el mundo “rico”; aunque en estos tiempos mi país camina hacia  una  pobreza galopante y que cada vez alcanza a más miles de españoles nativos o residentes inmigrantes, incluso transeúntes que se benefician,   pues esto ya es riada.

Aquí la medicina se le da gratuitamente a todo el mundo que la necesite, España “es diferente”; y hasta aquí vamos aguantando, no sé por cuanto tiempo; puesto que la medicina cada vez es más cara y para notar ello, no hay nada más que ver lo que hay que pagar por  cualquier “cajita” de los “diez mil preparados” que debidamente registrados y suponemos que experimentados, nos obligan a tomar nuestros médicos, sean de la Seguridad Social o de la medicina privada; éstos últimos también cobran minutas dignas de tenerse en cuenta, cosa que no critico, puesto que “son lentejas” y lo mismo que el fontanero u otro cualquier profesional, te cobra a mocho o lo que quiere… el médico al fin  y al cabo, es uno más  y el negocio es el negocio.

En España, para que estuviésemos mejor atendidos (cosa muy discutible) el servicio de la medicina de la Seguridad Social, fue pasado a las “autonosuyas” (perdón: oficialmente son autonomías) y en principio era lo mismo que cuando estaba todo centralizado en Madrid;  luego y por lo que sea, lo que fueron medicinas gratuitas, hubo que pagar un porcentaje de las mismas, el que ha ido subiendo y si sigue así ; pronto se pagarán la mitad del importe,  cosa que por el precio de los preparados  ya es un atentado a  la economía familiar. Para paliar ello, en todo lo que pudo; el Gobierno, implantó lo que se denomina “medicamentos genéricos”, que a menor costo (muchas veces las diferencias son ridículas) se dice, alivian los presupuestos ya altísimos, que ha de pagar la Administración estatal, salvo a los jubilados a los  que se nos facilitan gratuitamente, cosa a destacar… aunque tal y como van las cosas, ya veremos lo que dura… puesto que vuelvo a recordar, que hace décadas, eran gratuitos para todos.

Pero si llegas a  una farmacia y el titular de la misma y sonriendo, te dice que él a su padre (enfermo)… “de genéricos ni hablar”, que le da los de marca acreditada. Si indagas sobre amigos que ejercen o ejercieron como representantes visitadores médicos  y te dicen que los genéricos… “son aproximaciones” y que como las marcas originales ni hablar… si el médico (indudablemente que  presionado por los políticos) te dice que los genéricos son iguales a los otros… ¿a quién crees de todos los que conforman este tan enorme  y rentable tinglado, que está montado sobre el dolor y los padecimientos de los que indefensos totalmente, podemos ser juguetes de unos y de otros? ¿Qué valor tenemos como seres humanos ante todo éste cúmulo de intereses? Pero es claro que como seres humanos, tenemos cerebro y pensamos… ¿qué es lo que estarán haciendo con nosotros?.

Convendría  pues, el que se diesen explicaciones, se razonase lo que de verdad está pasando y es claro, que aunque delicado… pero tendrán que mojarse y mojarse bien; sobre todo, los que hicieran ese famosísimo “juramento hipocrático”;  puesto que del tendero de  medicinas y de los políticos…  “lagarto, lagarto… que decimos en España y sobre todo los gitanos, cuando les nombran la bicha”. ¿Lo harán y publicarán dando la cara en ámbitos nacionales e internacionales? Esperemos.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario