Las alcantarillas del poder (El caso Caja Madrid)

0
159

El poder corrompe hasta límites inabarcables y busca engrandecerse hasta el infinito, nunca es suficiente para el que ostenta poder, siempre quiere más, siempre necesita más, y no le importa la forma de conseguirlo ni quién quede atrás, sólo mira el horizonte de mayor poder que le espera.

Las ansias de poder se han apoderado de Esperanza Aguirre, endiosada desde su apabullante victoria en las últimas elecciones autonómicas, la cuál engañó a todos los madrileños aprobando, este pasado mes de diciembre, una modificación de la Ley de Cajas de Ahorros, con el único objetivo de aglutinar más poder y ante el voto cómplice del Partido Socialista que no vio, o no quiso ver, la artimaña política de la Presidenta.

Caja Madrid es la cuarta entidad financiera de España, y dominar su Consejo de Administración significa poder sobre las decisiones que la entidad tome y la posibilidad de asegurar el futuro de muchos cargos electos que algún día dejarán de serlo.

La idea del gobierno de la Comunidad de Madrid es aglutinar más poder para sí, restándoselo a los Ayuntamientos, en especial al siempre hostil ayuntamiento de la capital, dirigido por Gallardón, de forma que Esperanza Aguirre pueda hacer presión para que muchas negociaciones empresariales se muevan en una u otra dirección, en función de sus intereses personales.

Por fortuna, la Asamblea de Caja Madrid ha rechazado la aplicación de los nuevos estatutos previstos por la Ley de la Comunidad Autónoma. Sin embargo, el Gobierno autonómico tiene potestad para imponer la aplicación de la misma y ya han confirmado que van a ejecutar este atributo, ante lo cuál son previsibles decenas de demandas judiciales, que ya veremos en que quedan.

Un ciudadano de bien podría esperar que el sistema democrático le garantizara transparencia en lo que se refiere al comportamiento de sus políticos y a la búsqueda del bien común en todas sus decisiones. Pero poco dura este inocente sueño cuando no dejamos de descubrir más que corruptelas, artimañas político-económicas de escaso calado ético, aferramiento al sillón a toda costa y jubilaciones millonarias diseñadas desde cargos electos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here