Economía

El mercado pernicioso (El Euribor baja pero el tipo de interés de las hipotecas sube)

En nuestro mundo endeudado de hoy en día existe un silogismo que todos creíamos cierto pero que en los últimos meses se está mostrando como erróneo, deshaciendo todo nuestro marco ideológico y de pensamiento.

Hasta que la crisis financiera nos comenzó a sacudir el pensamiento general era que a mayores cifras del Euribor mayor sería el tipo de interés cobrado por las entidades financieras en sus créditos hipotecarios, y al revés, es decir, a menor Euribor menor tipo de interés.

Pues bien, según hemos sabido a través de las estadísticas del INE, el tipo de interés medio aplicado en las hipotecas concedidas en el mes de enero fue del 5.64%, lo cuál supone un incremento del 10.2% con respecto a la misma estadística de enero de 2008, y un aumento del 1.1% si se toma como referencia diciembre de 2008.

Por tanto, parece que existe una incongruencia económica, ya que nos estamos moviendo en un marco de Euribor a la baja, mientras que los bancos incrementan el tipo de interés de sus hipotecas, ¿por qué? Pues por un efecto del mercado pernicioso que dirige nuestros actos.

Las entidades financieras quieren ganar dinero, y su forma de ganar dinero es prestando dinero a particulares y empresas que luego lo devuelven incrementado en una cierta cantidad que llaman tipo de interés. Así, la entidad financiera recupera el capital prestado y tiene un beneficio igual al tipo de interés obtenido menos la inflación en el período de duración del préstamo.

Pero, ¿qué ocurre si los particulares y empresas no devuelven el dinero? Que la entidad financiera sufre pérdidas.

En estos momentos el grado de morosidad se está incrementando a pasos agigantados, por lo que están aumentando el número de operaciones financieras en las que los bancos y cajas están perdiendo dinero, ¿cómo lo compensan? Haciendo más caras el resto de operaciones, es decir, incrementando el tipo de interés que aplican a sus préstamos hipotecarios, con lo que las pérdidas de un lado se compensan con el exceso de ganancias de otro.

¿Cómo lo implementan?

Incrementando el diferencial que añaden al Euribor a la hora de conceder el préstamo y fijando un umbral mínimo de descenso del Euribor de referencia, de forma que aunque el indicador esté por debajo de esa cifra, el préstamo hipotecario nunca bajaría de ella.

Por tanto, no es oro todo lo que reluce, y, como siempre se demuestra, el mercado pernicioso que acepta la volatilidad al alza, se defiende de ésta cuando el movimiento es a la baja.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario