Cultura

La Nave del Pirata Malo

Nunca he tenido un diario,… no se cómo se hace,…pero a partir de ahora, voy a contar todo lo que pase en mi vida; vida que no se cuanto durará,… pero si alguien lee éste diario cuando yo me muera,… me habrá conocido un poco mejor.

No se por qué un niño de doce años tiene que saber lo mismo que una persona mayor,… y ya estoy harto ¡ Yo me llamo Marcos, y como ya he dicho,… tengo doce años y no pienso morirme en un hospital.

Mis ojos  son un regalo, aún no los he abierto. Mi piel es un enigma, … Unos dicen que si en blanca como mi madre, otros que amarilla como mi abuelo y hasta algunos se atreven a decir que naranja, y  en cuanto a mi pene es como la carne cocida, esta mañana me la he medido con la regla del colegio,… son 12.5 cm y estoy más que orgulloso ¡

Tengo que darme prisa,… Don Tomás me estará esperando para que le prepare el desayuno, antes de ir al colegio. Don Tomás, es un viejo que vive solo, no más me tiene a mí para que le atienda. Don Tomás es muy particular,… no se con qué me sorprenderá hoy.

El colegio no me gusta nada, pero mi madre dice que tengo que ir para hacerme un hombre de provecho,… aunque no se si con 12,5 cm, podré ser algún día un hombre de provecho (como dice mi madre ).

Esta mañana cuando llegué a casa de Don Tomás, lo que me encontré al entrar fue un horror…¡ Don Tomás estaba en la cama dormido y cuando lo vi, casi me da un espanto,… las mantas en el suelo y él en una portura que para sí hubiera querido la Nadia Comaneci,… era como un muelle retorcido sobre sí mismo…¡ Pero Como yo ya conozco a Don Tomás,… me limito a despertarle,… cambiarle las sábanas y salir corriendo para el colegio… sin llegar tarde… Y A VECES LO CONSIGO…¡

Después de la maravillosa mañana que he tenido con Don Tomás,… he decidido fumarme las clases, así que me fui al cementerio, aprovechando que estaba de buen humor. Entré por la puerta de los protestantes…porque hoy no me encontraba muy católico y tuve una sensación rara. Vi como un esqueleto se dirigía a su enamorada con un poema maravilloso. Era una tarde lluviosa y el cielo estaba gris,… si embargo,… las palabras de aquel esqueleto me conmovieron. Decían así…

Cuando la lluvia cale en mis huesos

Y al despertar no sienta tu calor…

Me dormiré pensando en tu sonrisa

Y las estrellas brillarán para los dos.”

Cuando me desperté,… ya era de noche. Pensé que en la casa donde vivo estarían preocupados por mí y salí de allí pitando ¡

Espero que mañana sea un día mejor…

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=GOc3prnESsw[/youtube]

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario