Los verdaderos problemas de la enseñanza

2
207

La Enseñanza en España (en general, pero más en la enseñanza secundaria que en la primaria; y más en la pública que en la privada o concertada) tiene planteado problemas muy serios que urgen de la acción del gobierno y de la movilización social. Los resumo en dos.

El primero la gran heterogeneidad del alumnado que llena nuestras aulas. De un alumnado selecto (fruto de lo que el catedrático malagueño Estévez Zaragoza llama Pedagogía de la exclusión) hemos pasado a tener a todos los jóvenes hasta los 16 años. En las mismas aulas conviven niños y jóvenes muy distintos en inteligencia, motivación, apoyo familiar, nivel socio-cultural. A lo que hay que sumar una nueva heterogeneidad, cada vez más presente: la cultural y lingüística. Esto es fruto de una realidad social magnífica y relativamente novedosa: la universalización de la educación primaria y secundaria. Nadie discute esta realidad, como nadie discute la seguridad social para todos, pero el enorme esfuerzo que supone cambio social tan radical ¿es un peso que sólo tienen que soportar los hombros, cada vez más cansados, de maestros y profesores? Es mucha carga; mis compañeros saben de qué hablo.

Hay un segundo problema. Estos maestros que tienen que hacer frente a esta revolucionaria universalización, lo hacen en un momento de desánimo, descrédito, pérdida de autoridad y prestigio. Es decir: les llega el trabajo más difícil en el peor momento. Sería larga de analizar esta pérdida de prestigio. En realidad, si ahondamos en este hecho, responde a un fenómeno más grave: la devaluación general del saber como forma de prestigio social y de adquisición de riqueza. El saber el un lento y doloroso hacer, un esfuerzo callado y largo, frente al fácil y brillante tener o al magnífico aparentar, valores predominantes en este tiempo.

Estos problemas sí que son reales; y están presentes en las conversaciones de cualquier sala de profesores. Acérquense a escuchar quién tenga la responsabilidad de hacer las leyes. Acérquense y descubran a un grupo de personas de preparación profesional superior, con gran vocación y honradez, sumidos en la desgana y el desconcierto. ¡Qué enorme derroche de energías, de capacidades perdidas o mal aprovechas!

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here