Lo que no es el arte que acepta el pueblo

0
200

No tengo que decir nada nuevo que ya no lo tengo multirrepetido; y en uno de mis artículos sobre el tema («EL NO ARTE») dije lo que sigo manteniendo… «Cuando hace ya bastantes años, vi por televisión un retrete de simple y ya agrietada loza blanca, que era presentado como «arte»; cuando he visto la cantidad de «pintores de brocha gorda», que sobre la base de sus locos brochazos, mezcla de pinturas y colores en lienzos o tablas, en las que algunos «pegan o adhieren», la primera chuminada que se les ocurre en sus vacías «seseras», son presentadas e incluso alabadas como «obras de arte»; cuando he visto protuberancias o abultamientos horrendos y que no significan nada, ser presentados como esculturales… obras de arte y que algunos incluso magnifican; pensé que efectivamente estábamos en una sociedad decadente y que hastiada de todo, ya sólo crea engendros».

Un hecho espontáneo y fortuito, me lo demuestra hoy cuando abro la prensa local el  día que escribo este artículo y cuyos titulares me llaman la atención… «Una obra de arte, en la basura: El ayuntamiento tira a la chatarra una obra de un artista». La tal «obra» formaba parte de un lote de grandes «adefesios» (para mi) donde nuestro derrochador ayuntamiento gastó importantes cantidades, para situar los mismos en lugares céntricos y que más que adornar, afean esos entornos. Y ello lo he constatado  puesto que detenido en sus diferentes sitios, he tratado de oír lo que comenta la gente, si es que comenta algo y la respuesta ha sido la casi total indiferencia, o cuando más, el viandante detenido mirando al adefesio y sonriendo o cosa peor, clamar contra ese hecho que además (reitero) hemos pagado los contribuyentes al municipio.

El hecho se produce por cuanto una remodelación por obras, requiere el que sea quitado el tal adefesio y los que lo quitan, valorando el mismo… lo tiran a la chatarra municipal, con la mayor naturalidad del mundo y sin que ni jefes y menos obreros, reconsideraran que aquel mamotreto, debiera estar en otro lugar… «lo  entiendo perfectamente… es la justicia del  pueblo». Dudo que alguno de los que han intervenido en ello, se hubiesen atrevido a realizar lo mismo con cualquier otro (vestigio inclusive) representante del arte clásico o más moderno, pero bien aceptado por la generalidad del ser humano; puesto  que hoy en día; incluso se revisan los cimientos de las nuevas obras para retirar cualquier testigo artístico, que de inmediato es confiscado y llevado al museo provincial; y ello pese a los perjuicios que crea el entretenimiento de las obras a  particulares que lo que quieren en realizar cuanto antes el negocio que sea.

El ayuntamiento por boca del concejal «responsable»; ya se ha apresurado a pedir disculpas y prometer al autor, la reparación oportuna… no ha tenido el valor suficiente, como para decir lo lógico… o sea, que esa obra es propiedad del municipio y ya se verá lo que se hace con ella; si se deja en la chatarra, se repara… o lo más lógico en estos casos; pedir opinión al vecindario y ver lo que opina del mamotreto y si es oportuno o no el  que vuelva al lugar en que estaba… o mejor retirar el resto de los que hay e igualmente llevarlos a la chatarra y ver de que forma mejor  y más aceptada por todos, se adornan ciertos lugares ciudadanos.

Debo decir que entre esos «monstruos» hubo uno instalado en un parque o lugar público denominado «La Salobreja»; y que fue tal la rechifla ciudadana, de aquella especie de «rampa para lanzar marcianos o  guardeños» (algunas de las sátiras que espontáneamente creó el pueblo); la que igualmente metálica y de grandes proporciones; terminaron por desmontarla y enviarla a la chatarra; con lo que se nos castigó con  un doble gasto, de los muchos que soportamos simplemente por la arbitrariedad de unos malos gobernantes, que obran con total impunidad  y sin consultar a nadie… ¿No se debiera consultar a los vecinos del entorno para cosas así y que luego tienen que soportar?… yo creo que sí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here