Cultura

Joyas musicales XXVII (‘Sultans of swing’)

direstraits

Los Dire Straits marcaron los ochenta, aunque nacieran en los setenta, subiéndose al carro del éxito de los yuppies y convirtiéndose en la banda de rock de referencia de la década, con bandas sonoras vitales como ‘Sultans of Swing’.

Me enamoré cientos de veces al hilo de esta canción, y otras tantas fui rechazado en los acordes de guitarra, por ello es un referente moral para mi conciencia y un fondo musical para mis fracasos sentimentales.

¡Qué la disfrutes!

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=z2nQZPC2uTs[/youtube]

SULTANS OF SWING

You get a shiver in the dark
It’s been raining in the park but meantime
South of the river you stop and you hold everything
A band is blowing Dixie double four time
You feel all right when you hear that music ring

You step inside but you don’t see too many faces
Coming in out of the rain to hear the jazz go down
Too much competition too many other places
But not too many horns can make that sound
Way on downsouth way on downsouth London town

You check out Guitar George he knows all the chords
Mind he’s strictly rhythm he doesn’t want to make it cry or sing
And an old guitar is all he can afford
When he gets up under the lights to play his thing

And Harry doesn’t mind if he doesn’t make the scene
He’s got a daytime job he’s doing alright
He can play honky tonk just like anything
Saving it up for Friday night
With the Sultans with the Sultans of Swing

Amd a crowd of young boys they’re fooling around in the corner
Drunk and dressed in their best brown baggies and their platform soles
They don’t give a damn about any trumpet playing band
It ain’t what they call rock and roll
And the Sultans played Creole

And then the man he steps right up to the microphone
And says at last just as the time bell rings
‘Thank you goodnight now it’s time to go home’
and he makes it fast with one more thing
‘We are the Sultans of Swing’.

SULTANES DEL SWING

Te estremeces en la oscuridad,
ha estado lloviendo en el parque, pero mientras,
al sur del río paras y todo se detiene;
una banda toca Dixie en cuatro por cuatro.
Te sientes bien cuando escuchas esa música.

Entras, pero no ves demasiadas caras
que entren huyendo de la lluvia a escuchar el jazz deslizarse.
Hay demasiada competencia, demasiados otros lugares
pero no hay muchos saxos que puedan sonar así.
Camino al sur, al sur de Londres.

Te fijas en Guitarra George, se sabe todos los acordes.
Él es puro ritmo, no quiere hacerla llorar ni cantar.
Y una vieja guitarra es todo lo que se puede permitir
cuando se levanta bajo las luces a tocar su parte.

Y a Harry no le importa si no hace un buen papel;
Tiene un trabajo durante el día y le va bien.
Puede tocar honky-tonk como si nada,
reservándolo para la noche del viernes
con los Sultanes, con los Sultanes del Swing.

Y una panda de jóvenes hacen el tonto en la esquina
borrachos y vestidos con sus mejores pantalones marrones y sus suelas de plataforma.
No les importa un bledo una banda con trompeta;
no es lo que ellos llaman rock and roll.
Y los Sultanes tocaron Creole.

Entonces el hombre se acerca al micrófono
y dice por último, cuando la campana llega a su hora:
“Gracias y buenas noches! Ya es hora de irse a casa.”
Y suelta rápido algo más:
“Somos los Sultanes, los Sultanes del Swing”.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario