Sociopolítica

Tongo para el I Congreso de UPyD

Javier Carroquino, el que fuera el coordinador de UPyD en Aragón expedientado por la dirección de UPyD, después de haber presentado una enmienda a la totalidad al Reglamento para el I Congreso de la formación que lidera Rosa Díez, mantuvo unos breves encuentros conmigo (Gunther Zevallos) en la Universidad de Zaragoza. Ambos fuimos miembros del Consejo Político de UPyD, en su etapa fundacional. Antes de que la dirección del partido, poco a poco lo convirtiera en lo que es hoy: un partido por y para su mentora, doña Rosa Díez.

Recordando aquellos acalorados debates iniciales sobre el posicionamiento ideológico de UPyD, que me llevó finalmente a abandonar dicho proyecto político al poco de aprobar el Acta Fundacional, un proyecto que quisieron enarbolar como el nuevo “partido liberal” que necesitaba España, pero que ni de lejos recoge los postulados de la doctrina liberal, ni pienso que lo hará nunca.

“Es fácil autodenominarse demócrata, pero casi ningún dirigente se atreve a utilizar esa misma democracia dentro de su partido” “Ha habido otros ceses y expedientes que no han salido a la luz y también demasiados abandonos voluntarios por desilusión o desencanto” “No estamos para nada solos y menos lo estaremos a medida que la información y el debate interno fluyan”. Estas son sólo algunas de las frases que manifestaba Javier Carroquino en una reciente entrevista para un conocido diario digital.

Javier siente que UPyD no es el partido democrático que esperaba, y junto a otros de militantes de UPyD, han decidido plantar cara y presentar una candidatura alternativa a la de Rosa Díez en el próximo Congreso que tendrá lugar el próximo mes de octubre. Candidatura alternativa de la cual forman parte miembros del actual Consejo Político del partido. Aunque también figuran en la misma ex-Ciudadanos según Javier. Entre ellos Sandalio del Río, quien fuera mano derecha del diputado del parlamento catalán, antes por Ciutadans, ahora por libre, Antonio Robles.

Saliéndonos un poco del tema y únicamente como referencia, Robles, fue el responsable de la ruptura de Ciutadans en Aragón y del nacimiento del partido liberal pCUA. Antonio Robles, fue también miembro de la corriente de Ciutadans autodenominada “izquierda liberal”, y junto a José Domingo, ambos Diputados en el Parlament de Cataluña, son artífices de la actual ruptura con Albert Ribera, presidente de Ciutadans – Partido de la Ciudadanía.

Los buenos resultados obtenidos por UPyD hacen presagiar que la candidatura alternativa al I. Congreso de UPyD quede en agua de borrajas. El propio Javier Carroquino plateaba serias dudas sobre la democracia interna de UPyD y no podía ser más explícito después de las elecciones europeas: estar satisfechos por el éxito no debe evitar que se analice lo que se hubiera podido mejorar… Los partidos son el medio de participación de los ciudadanos, y los que teníamos en España no nos parecían que cumpliesen bien esa misión, debido a su decepcionante funcionamiento interno. Es fácil autodenominarse demócrata, pero casi ningún dirigente se atreve a utilizar esa misma democracia dentro de su partido. En UPyD dijimos que íbamos a cambiar eso… queremos que se tome conciencia de que la organización interna plenamente democrática es la única coherente con nuestro proyecto político. Sólo así podremos presumir de ser un “Partido nuevo”.

Javier Carroquino, no se si lo tuyo es ingenuidad. Recuerdo aún cómo se actuó con el Consejo Político, cuando se nos pidió «el día de antes» que hiciéramos propuestas para mejorar el «Manifiesto Fundacional» ya elaborado por la dirección. Una simple patraña para darle un aire aparentemente democrático al asunto. Y que a pesar de todo, pude llegar a presentar una propuesta económica para el Manifiesto Fundacional, propuesta que naturalmente no fue tenida en cuenta «por liberal», pero sobre todo, porque ya estaba decidido desde arriba que no se querían cambios. Ya ves Javier, en UPyD por discrepar fuiste destituido a los pocos días de haber presentado aparentemente una enmienda a la totalidad del Reglamento, por el cual se regirá su I Congreso. ¡Qué osadía la tuya! Ya ves, la izquierda y el progresismo utópico disfrazados de un seudo liberalismo, imposible reclamar y menos poder elegir a una dirección del partido en listas abiertas. ¡Qué osadía la tuya! La dirección no admite que uno pueda ser tan liberal ni tan demócrata, porque a quien lo sea, o lo echan o lo expedientan, o se va claro está, como hice yo y muchos otros.

Está claro que tú Javier, no has sido ni serás el último cese o expedientado en UPyD. Como bien dices, hay muchos que no han salido a la luz y también demasiados abandonos voluntarios por desilusión o desencanto. Y aunque la enmienda pudiera contener muchas cosas más que simples listas abiertas, todas ellas en el buen sentido de implantar la democracia interna, lo cierto es que la tan cacareada «transversalidad» no ha funcionado ni funcionará nunca. Porque todos sabemos que cuando existen posturas ideológicas tan contrapuestas de allí sólo pueden nacer desencuentros insalvables, y aunque a UPyD le haya servido inicialmente para conseguir masa crítica, el futuro va depurando la definición ideológica real al vaivén los intereses electorales, lo siento, pero ya no caben los liberales en UPyD, ni tampoco ningún grupo puede tirar para su lado, porque a la dirección lo que interesa es el voto a corto plazo, y con ese fin o el puro oportunismo político, estar donde realmente hace falta, y para ello es necesario controlar el cotarro y evitar el desmadre, aunque sea a punta de autoritarismo.

En UPyD no cabe un posicionamiento colectivo, porque lo único que sirve a los intereses es la dirección, es el puro estilo estalinista propio de la izquierda aburguesada. Tu pecado Javier, como el de muchos otros que te precedieron ha sido pensar y opinar por ti mismo, así como presentar propuestas alternativas, propuestas que aparentemente, sólo de cara a la galería han sido defendidas por UPyD públicamente desde su inicio, pero nunca aplicado a su propia organización, y tu error quizás, elegir un posicionamiento político poco claro desde el principio, por hacerte un hueco tragaste de todo. Un partido así puede tener éxitos a corto plazo, pero no construye nada sólido, puesto que camina sobre suelos resbaladizos. Sólo un partido de clara construcción, de sólidos cimientos ideológicos puede llegar a perdurar en el tiempo.

Gunther Zevallos
Secretario Gral pCUA

Imprimir

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario