Economía

Tanto tienes tanto vales (Vivir de las apariencias)

1207605167_f

Hoy en día ya no importa cuánto vales sino cuánto tienes, no importa cómo eres sino cómo te ve el resto, nadie se preocupa por el valor interno y todos califican a las personas en función de la imagen externa, porque la sociedad actual está basada en la apariencia.

La apariencia económica es esencial para hacerse un hueco entre los elegidos. En las reuniones de amigos ya no se pregunta en qué trabajas sino cuánto ganas con tu trabajo, ya nadie debate sobre polémicas socioeconómicas pero sí sobre la forma más rápida de hacer dinero.

El cómo ha dejado paso al qué, ya sólo importa conseguir lo que se busca, llegar al final sin importar lo que se deja atrás, olvidándose de amigos, familiares y, por supuesto, compañeros. Estar en la cresta de la ola, llegar al éxito supone tener más que los demás, sin importar lo efímero que ésto sea o lo vacío que te encuentre la cama al llegar a ella.

El mito del éxito ha sustituido al mito del buen salvaje, encontrarse a uno mismo carece de todo sentido porque todos queremos encontrar nuestro propio El Dorado, y por ello la crisis nos golpea con toda su crudeza porque lo sentimos en lo más profundo de nuestros anhelos, ya no podemos consumir tanto como nos gustaría y sin consumo no nos queda nada.

Porque habíamos organizado nuestra vida alrededor de la posesión, del tener, del comprar, del superar a nuestros vecinos, de ir a la par con la última tecnología, pero ahora no nos lo podemos permitir, y ya no recordamos que había otras cosas en la vida.

Que la austeridad puede ser tan placentera como el derroche, aunque los políticos se empeñen en echar por tierra esta afirmación, que no importa lo que se tiene sino con quién se comparte, que el fracaso no es más que una convención social y que el éxito se puede conseguir de multitud de maneras diversas.

Hace tiempo que me bajé del tren, porque no me gustaba su destino, abandoné el consumo aparente por el consumo necesario, para mí, para mi propia felicidad sin importar si se adecuaba a lo políticamente correcto o no, consumir lo que se necesita, ahorrar el resto, vivir respetando a los demás, respetándose a uno mismo.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario