Sociopolítica

¿MORIR DE GRIPE… O DE LA RISA? (Política del miedo)

¿Cuántas formas o maneras de morir existen para el débil ser humano?… Yo no lo  sé, pero dudo de que el más sabio médico o investigador lo sepa. Deben ser infinitas y quizá entre ellas, no existan dos exactamente iguales. ¿Entonces para qué tanto  meter miedo…? Para eso mismo, para extender el miedo. El miedo es controlar a las masas, el miedo es fuente de (o para) inmensos negocios.

¿Cuánto dinero van a  amasar los “vacuneros”? Esos  grandes fabricantes de vacunas, que no van a evitar que el que tenga que morir muera y lo estamos viendo, puesto que nos engañan miserablemente. No  mata el virus que nos mandan con el miedo oportuno; luego los médicos dicen que los que mueren es a consecuencia de otras enfermedades que padecían. Por tanto yo estimo que no van a evitar que el que tenga que morir muera. Pero mientras ello sucede, se monta una campaña para inocular el  miedo (el peor de los virus) en todo  el mundo… “que pueda  pagar  una vacuna”. Ese es el gran, el enorme, el inmenso  negocio… millones, cientos de millones,  quizá miles de millones de vacunas, vendidas a los gobiernos, que igualmente, “con el miedo en el trasero” o vete tú a saber  si algunos políticos cómplices en tan gran negocio, no son “socios para el reparto de beneficios”… puesto que vemos que hoy “todo se compra y todo se vende”.

Por ello… por todo ello; que no le atosigue el miedo… tome aire, respire sin miedo y allí donde lo necesite, coma, beba, bese y “haga lo que le apetezca”, sin excesos y menos perjudicando a sabiendas a alguien… sencillamente, viva la vida y vívala al día, al  momento, al  instante feliz en que se encuentre; puesto que cada cual ya tenemos “un calendario que nos marcan los dioses” (Dios o la Creación) y tenemos no un día… sino un momento, un instante para morir, como lo tuvimos para nacer… y ese llegará en su instante exacto, no antes ni tampoco después.

Así pues y reitero… ¡¡Viva la vida  sin miedos y deje a los buitres en sus negocios!!… es y reitero de nuevo, el  miedo que nos meten a la carretera, a las bebidas alcohólicas, al tabaco, al sexo, a… “la leche que mamaron”; y es que  lo que tratan es de crear  unas masas asustadas y pendientes de lo que digan “sus amos”… y como ya escribí en un terrible  poema (El grito máximo)… “Dejadme mi hambre… mi hambre es mía y  en ella mando yo”. Es el individuo con su libre albedrío el que tiene que saber decidir por sí mismo y practicando aquello tan viejo y tan sabio…   ¡¡Nada en  exceso!!

Para saber “por donde van los tiros”: lean y mediten sobre lo que se ha publicado en USA y saquen sus propias conclusiones. Las mías es seguir mi vida como si la gripe no existiera y riéndome de buena gana del “buitrerío del miedo”.

“Gobierno de Obama podría retirar opción pública del plan de salud: El gobierno de Barack Obama dio señales el domingo de que estaba a punto de abandonar los planes para crear una opción de seguro dirigida por el gobierno como parte de su programa de reforma del sistema de salud del país. El alejamiento de la opción pública es vista como una importante victoria de la industria de los seguros de salud. Industria de la salud aumenta donaciones a legisladores:  En otras noticias del sistema de salud, el Centro de Política Receptiva informa que entre abril y junio los legisladores federales recibieron aproximadamente 15,3 millones de dólares por concepto de donaciones provenientes del sector de la salud. Las compañías farmacéuticas y de seguros de salud aumentaron sus aportes en un 8%, en tanto que los profesionales sanitarios y hospitales mantienen su nivel de donaciones”. (Boletín Democracy Now en Español, el 17-08-2009).

Ya digo… “todo se compra y todo se vende y la muerte y el dolor, han sido y siguen siendo dos de los grandes negocios del mundo”… y los buitres lo saben.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario