Cultura

Masonería.

No solo es parte de la sección cultura el hablar de libros, cuadros y gente del arte. Hablar de instituciones que son parte de la historia y en algunos casos del funcionamiento de los países es también hablar de cultura.

El funcionamiento interno de la masonería es democrático, como lo fue durante siglos, aún antes de que la democracia llegara a la vida política. El sufragio libre y secreto se aplica en las elecciones anuales para todos los cargos, en la admisión de nuevos masones, en los congresos generales de cada obediencia, en la toma de decisión sobre cuestiones administrativas, etcétera. Se puede decir que tiene una gran similitud, visto desde afuera, con la Iglesia Católica. Es decir hablan de: obediencia, rituales, libros sagrados, iniciación, grados de maestro, beneficencia, templos, etc. Es bueno recordar que hay muchos masones que son católicos. Pero también es sabido distintos papas han condenado a dicha institución.

La masonería no es una religión, pero tienen un templo físico, donde llevan a cabo rituales, para fabricar un templo simbólico.

El masón, por el solo hecho de serlo, está obligado a velar por la integridad de su patria, a obedecer las leyes del país donde viva, a consagrar la inviolabilidad de la vida y a combatir la tiranía y el fanatismo en todas sus formas. Este acento es realmente cierto la masonería nunca estuvo a favor de los golpes de estado en América Latina.

Los aspirantes a ella deben pasar por una iniciación, proceso este que tiene por finalidad, llevar al subconsciente lo que a la razón le es difícil interpretar y que consiste en una serie de pruebas y rituales simbólicos. Es educativa porque enseña, mediante ceremonias y rituales, sus preceptos de moralidad y fraternidad basados en las enseñanzas del libro de la ley.

En la institución se trata de que cada estudiante alcance a plenitud, el conceptualizar la libertad máxima, el libre albedrío, con todo lo que ello implica, el tener libertad implica necesariamente, tener responsabilidad por sus acciones, por el cumplimiento de sus compromisos y por alcanzar sus propias metas, libertad y responsabilidad por los actos que aquella inspire. Incluso se puede ser ateo y masón.

Su lema es: Libertad, igualdad y fraternidad.

Dicen que su esencia, es la filantropía o sea, la cualidad humana y humanística que se distingue por el amor a los semejantes y por las obras en bien de la comunidad.

Su objeto, la investigación de la verdad, tanto la verdad científica y positiva como la verdad trascendental.

Tiene como objeto, el estudio y práctica de la moral en su acepción más amplia y muy especialmente, la moral laica.

De la misma manera la solidaridad entre ellos, el mejoramiento espiritual y material de la humanidad y el perfeccionamiento individual y social del hombre. Tengo la impresión personal de que muchos rotarios son masones. Pero siempre es bueno ayudar al prójimo, (el próximo).

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario