Cultura

LOS PERIÓDICOS DE PAPEL Y SIN PAPEL

Que los periódicos en soporte de papel están en decadencia; ello ya no se cuestiona, puesto que llevan años así y pese a los regalos múltiples, de entrega inmediata o dilatada; siguen bajando sus ventas y cada vez se venden menos. Ello me lo confirma el propio quiosquero donde compro y que por ser lugar muy céntrico, su opinión certifica todo cuanto se ha escrito. El problema debe ser de enorme envergadura puesto que hay que imaginar el enorme costo que supone poner en marcha unas rotativas y luego todo el engranaje para que esos periódicos lleguen desde el lugar en que se imprimen hasta a miles de kilómetros, algunos de ellos.

¿Pero por qué se compran menos periódicos? Sencillo: Por un lado las emisoras de radio, que proliferan como los hongos y cuyos informativos nos bombardean cada hora y con una inmediatez, que cuando aparece el periódico a la mañana siguiente ya sabes lo que ha pasado. De igual forma lo dicen las televisiones. Y sobre todo, el nuevo sistema de comunicación cual es Internet, que está inundado de medios de comunicación y espacios para que quién quiera, se manifieste escribiendo lo que le de la gana y sin miedo a que le recorten nada, salvo en algunos sitios los insultos, que incluso en otros los dejan. En la red se ha llegado a lo ni soñado, o sea, que cualquiera puede tener su propio espacio y desde él enviar y recibir libremente opiniones y desde todo el mundo, o ámbito de su propio idioma, que en el español ya somos quinientos millones de hispano hablantes.

Este fenómeno que se ha producido en muy poco tiempo, “trae locos a los dinosaurios que hasta ese momento se creían lo que se denominó el cuarto poder” y ya, hasta cabeceras mundiales reconocen lo que a continuación copio literalmente.

“El editor del The New York Times compara la prensa de papel con el Titánic: se hunde”. (Claudia Munaiz 29-10-2009 en Periodista Digital)

En esa corta frase, se refleja la situación y no son necesarias más explicaciones, puesto que el que lo dice, indudablemente sabe lo que dice.

Tampoco los periódicos gratuitos, que se pensaba iban a solucionar el problema han dado el resultado que esperaban, “los grandes magnates de la prensa nacional o internacional y que se creían inamovibles”. Los periódicos gratuitos a gran escala, por lo visto han sido un fracaso. Y lo han sido por cuanto sus contenidos eran más propaganda y publicidad que contenidos que interesaran a los lectores.

De estos sólo se mantienen los de ámbito local o comarcal y por cuanto (al menos los varios que conozco) han obrado inteligentemente y hacen un periódico que interese a sus potenciales lectores, incluyendo en sus contenidos abundantes temas de la zona donde operan, e incluso varios artículos con temas de mayor ámbito; pero aún así sus tiradas no son muy grandes y simplemente (entiendo) van viviendo, que ya es bastante tal y como está la situación.

La red de Internet y mientras sea lo libre y amplia que es (con todas sus porquerías que también las tiene: y de lo que no hay que asombrarse, puesto que es un reflejo de la vida misma y sus múltiples pudriciones) tiene un porvenir inmenso, por múltiples motivos y que no creo necesario recordar aquí; puesto que se simplifica en pocas palabras; es cómodo, rápido, lo tienes en tu propia casa y te informa, te forma, te entretiene, te sirve de archivo y fondo de consulta, te comunicas con cada vez más millones de destinos… y lo que es mucho más importante, es muy económico y además está fuera de control de todos los buitres e inquisidores, que han puesto los dogales del silencio a todo aquel que no les ha sido simpático, “vendiéndose muchos de ellos a los que en definitiva nos han llevado a la ruina actual”.

Afortunadamente para la humanidad y en ámbito mundial… “la inteligencia ha vencido a la fuerza”: esperemos que ello siga así y en otros muchos campos “donde los de siempre”… no nos dejarían ni respirar.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario