Cultura

A bordo del Tren A

v2ojnrjc5l6k5c6n

Ella Fitzgerald

Sugar Hill es un nombre lindo. Harlem, New York, es otro. El primero era un barrio donde vivían los negros con plata. El segundo es un distrito grande y representa lo negro de esa metrópoli esquizofrénica. Al uno, que está dentro del otro, se llegaba en el A Train, ese hilo plateado serpenteante, bien encajado en las profundidades del sistema que el neoyorkino promedio llama Metro.
A Sugar Hill, Harlem, se iba para entrar en la casa del Edward K. y escucharlo tocar con su orquesta esa pieza famosa del Billy Strayhorn, Take the A Train, que sonaba como un imperativo imposible de eludir, aunque no es que alguien quisiera hacerlo.
¿Han escuchado alguna vez a la Ella F. cantar esa canción? Hacía scat e improvisaba un solo e imitaba a los bronces que la acompañaban. ¿Habría quien pudiera distinguir entre un agudo de trompeta y los de esa mujer de la voz infinita? Ni ahí.
Tal vez la imitación de la trompeta era perceptible pero, como lo que se escucha a veces no se ve, lo que en realidad sucedía era que había seis trompetas y cada una sonaba en un solo cortito, como de aderezo, comenzando por Clark Terry. Le seguía Shorty Baker; después venía Willie Cook; luego, Cat Anderson, el Dizzy y Ray Nance. La Ella elegía a quien suplantar con sus cuerdas vocales, divirtiéndose como cría cuando la gente creía que estaba escuchando al Cat o al Ray.
Fíjese, había que contar “uno, dos, tres, cuatro” cuatro veces para escuchar el cambio de trompeta en los solos. Sólo así uno podía darse cuenta si entraba el Dizzy o entraba la Ella. Al final, era todo un lujo asiático el shout chorus de los seis tíos soplando como Eolo, mientras doña Ella hacía cambios ligeritos alrededor de la melodía y le estampaba ese sello suyo, más original que el día de la creación.
En otra versión de Take the A Train, la del Duke y su orquesta con Oscar Peterson como solista en el piano, el tío Opie comenzaba un solo chiquito, al que se le pegaban el bajo y la batería. A ver quién es el músico que va y nos cuenta si tocan en medida de 3 o de 4.
Si uno contaba “uno, dos, tres” una y otra vez para ver si encajaban en tres y “uno, dos, tres, cuatro” para ver si encajaban en cuatro, perdía el tiempo: ni bien uno pensaba que la tenía clara venía otro cambio súbito como la muerte, dejándonos a punto de tirar la toalla, pero igual uno se aguantaba a pie firme y no la tiraba. Un día tendría que darse el saber cuándo entraban tres y cuándo cuatro. Ese día fue de felicidad plena a pesar de que el A Train, un ícono más que un tren, ya no costaba ¢5.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=qhK-zYfFsIY[/youtube][youtube]http://www.youtube.com/watch?v=ipXlVNQ-n5w[/youtube]

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario