Sociopolítica

El precio del progreso

EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

                  

    Hace unos días leía en un periódico, transcribo literalmente el texto de la información,  que “científicos de la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey (Estados Unidos) ha diseñado un novedoso sensor para coches capaz de encontrar sitio para aparcar, mediante la “simple combinación” de sensores ultrasónicos, receptores de GPS, y el móvil, según informa hoy el Instituto Tecnológico de Massachusetts. Así este sistema permitirá obtener información “low cost” a los conductores y encontrar “de forma efectiva” un espacio para aparcar el coche, gracias a la configuración de mapas-web o sistemas de navegación que permitan aliviar las congestiones de tráfico facilitando a los viajeros decidir dónde, en que plaza, y cómo aparcar tanto en la calle como en un garaje. El equipo de investigadores, liderado por los profesores Marco Gruteser y Wade Trappe, probó el invento en la puerta de varios taxistas. Con la información obtenida durante un par de meses los expertos pudieron configurar un algoritmo que traducía la distancia de ultrasonidos en huecos de aparcamiento, que en un 95% de los casos eran fiables. Además, combinando estos resultados con el GPS, pudieron obtener los mapas con las plazas vacías y encontrar sitio para aparcar en el 90% de los casos”.

     Esta era la información que la verdad sea dicha me dejó sorprendido y maravillado. Como dijo don Hilarión, un personaje de la zarzuela la Verbena de la Paloma: “Las ciencias avanzan que son una barbaridad”. Pero pronto dejé de pensar en las ventajas y beneficios que ese diseño aportaba para bien de los conductores, de todos, que pierden, perdemos, los estribos cuando vamos de un lugar a otro y no encontramos sitio donde aparcar el coche hasta tal punto que cuando lo conseguimos luego no nos acordamos de donde lo dejamos como consecuencia de las vueltas que hemos dado, todos esos pensamientos  se me fueron cuando pensé en unos personajes muy populares: Los “gorrillas”. ¿Qué va a ser de ellos? Me pregunté. Sin duda alguna este artilugio los va a dejar sin trabajo, en el paro, y sin cobrar nada por hallarse en tal situación. Desde la revolución industrial, las “máquinas” han dejado sin trabajo a muchos millones de personas, pero los “gorrillas” los que te “buscan” un hueco donde aparcar, se habían librado, pero está claro que el progreso comienza y acaba con muchas cosas. Como se suele decir en estos casos: “Es el precio del progreso”

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario