Sociopolítica

Obedecer a Dios

Hechos 5:29 “…….Respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron: Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres…….”
Cuando las órdenes del hombre, vengan de donde vengan, se anteponen a la voluntad de Dios, nosotros, los que somos de Dios, no tenemos la obligación de cumplirla, so pena de caer en descrédito delante de Dios y, peor aún, pecar.
En estos tiempos, el menos persuadido se da cuenta que las cosas están de mal en peor y deduce, sin temor a equivocarse, que estamos muy cerca del fin debido a la generalidad que se yergue en nuestra sociedad de decirle bueno a lo malo y a lo malo, bueno. Matrimonios entre sexos iguales, abortos “legales”, posesiones “legales” de droga e infinidad de decretos, leyes y resoluciones que tratan de dar visos de legalidad, y(lo peor) logran imponer sus tropelías sin, virtualmente, oposición.
Qué hacer frente a esta realidad: escuchar la voz de Dios. Para esto, tenemos que estar atentos a sus dictados en nuestras conciencias o, en contraparte, interesarse vivamente por el contenido de su Palabra. Las órdenes de los hombres son disimiles y se erigen donde quiera que estamos, de manera que es necesario prestar mucha a tención porque, detrás de ellas, está el espíritu del maligno que quiere hacernos caer. Su método favorito es hacernos creer que lo que está planteando es bueno y para ello urde tramas increíbles que llegan a envolver a toda una sociedad para doblegarnos para sus protervos fines.
El apóstol Pedro, a nombre de los apóstoles y estando preso, al ser llevado delante del concilio de los judíos, al ser increpado por el sumo sacerdote sobre la prohibición de no enseñar en el nombre de Cristo dijo: “…….Es necesario obedecer a Dios, antes que a los hombres…….” De esta manera, como muchas otras, nosotros recibimos instrucciones de Dios y su Espíritu para andar correctamente en este mundo y estar persuadido de las tramas del diablo, las cuales teje, para nuestra perdición.
La corrupción del hombre se da por la reiterada comisión de diferentes pecados que endurecen el corazón hasta hacerlo insensible, de manera tal que, el hombre, ya no se da cuenta del mal que hace porque ha cauterizado su conciencia debido a su reiterado comportamiento malicioso y al rechazo sistemático de los dictados de Dios a su conciencia. Si Dios siempre le está diciendo al hombre los que es bueno y malo y el hombre siempre hace lo contrario que le dicta Dios en su conciencia; llega un momento en el cual Dios, de tanto sentir el rechazo del hombre, se retira de su presencia para nunca más decirle lo que debe hacer y es en este estado en el que el hombre se vuelve un desgraciado, de manera tal que ya no distingue entre lo bueno y lo malo. Un total inconsciente, de esos que hay en las cárceles y en las calles también.
No todo está perdido si la persona puede ver un atisbo de esperanza, cuando esto sucede, es menester de agarrar “…….la punta del ovillo…….” y empezar a desmadejar el ovillo de la verdad de Dios. Si Ud. es una persona que ha matado, violado, robado, etc. Y piensa que puede salvarse, no en vano le es dado este pensamiento y el mismo viene de parte de Dios directamente. Nosotros los hombres y en la carne, no concebimos que una persona que ha cometido tantas faltas pueda ser salvo, pero ese no es el pensamiento de Dios, Dios es un ser sobrenatural que piensa muy distinto que como piensa el hombre natural. El hombre natural no perdona al hombre cuando este ha cometido una o varias faltas sino que lo condena porque, normalmente, en ello su orgullo de “hombre de bien”, se enaltece, pero el hombre de Dios es solícito en concederle al pecador las prerrogativas de Dios.
Lo máximo

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario