El Gobierno, Dios… y los días de descanso

0
65

Tenía mis dudas, aunque llevo años observándolo en “sus desvaríos” y hoy me atrevo a afirmar que José Luís Rodríguez Zapatero, está enfermo de demencia; una demencia grande e indeterminada, pero demencia al fin y que convendría que los especialistas calificaran, puesto que un individuo así ya es peligroso. Veamos el por qué de ello.

A la enormidad de desaciertos y calamidades consiguientes y que padecemos casi todos (o en inmensa mayoría) los españoles debidas al mal gobierno de este individuo, que como una plaga nos ha caído a los españoles; ahora se le ocurre tratar de variar el calendario de descansos laborales y acoplar un sistema en que se tenga en cuenta la religión de cada trabajador para asignarle su día de descanso a tenor con sus ideas o prácticas religiosas. Así, “ésta lumbrera” ha decidido tras “estrujar su gran caletre”; que a los judíos que viven y trabajan en España hay que darle el sábado como descanso obligatorio y a los musulmanes el viernes; puesto que sabido es que el domingo se lo reservaron los cristianos; por lo visto… “ni Dios supo ponerlos de acuerdo en que descansaran un mismo día natural para evitar líos y problemas”. Y reitero lo de Dios, puesto que las tres religiones y asombrosamente, dicen adorar y obedecer al mismo Dios, cosa que también me parece algo “manicomional”.

Líos y problemas, que en España representarán grandes complicaciones, por cuanto si son dos días (“más que Dios otorgara, que sólo dio uno”) los de descanso semanal; si al empleado judío es el sábado, a lo mejor exige que el segundo sea el viernes, para así “trincar” el domingo cristiano, como propina. Y por igual razón, el musulmán, si consigue el viernes como día de descanso; agarrará el sábado y domingo como propina inesperada; puesto que en españa (adrede y con minúscula ya) los sábados y domingos se paraliza la gran mayoría de oficios y trabajos. Tan es así, que donde yo desayuno habitualmente, los sábados y domingos no venden desayunos, por cuanto el dueño dice, que… “para los pocos que vienen no me merece abrir”.

Digamos al paso, que ya hay que preparar menús a tenor con las exigencias religiosas, en cárceles, hospitales, internados y demás establecimientos u organismos públicos dónde sean menester; lo que también ocasiona gastos y trastornos.

Pensemos, pues… la cantidad de líos que este asunto de los descansos religiosos puede ocasionar en la normal marcha de la vida productiva de un país de locos y gobernado por más locos todavía. Invito al empresario que esto lea que eche cuentas y vea cómo solucionar su problema ante esta idiota imposición si es que se impone; pues la noticia que me impulsa a escribir este artículo es la siguiente.

El Ejecutivo ultima las modificaciones que supondrá la Ley orgánica de libertad religiosa, que entre otras cosas, regulará el derecho de los musulmanes a descansar el viernes y de los judíos a hacerlo en sábado. Además, los funerales de Estado dejarán de celebrarse sólo por el rito católico. Según publica ABC este viernes, el Gobierno se debate entre dos borradores diferentes que llevar al Congreso; uno de tipo más “generalista” y otro más radical. El primero de ellos se basa en explicar que el pluralismo religioso de hoy hace necesario reformar, tras 30 años, la ley 7/1980 que regula los derechos de las confesiones no católicas. (Libertad Digital 03-04-2010)

Todo esto (ya digo) es de “locos de atar”, puesto que si es verdad que estamos en un sistema de gobierno laico y por tanto apartado de la religión y religiones… ¿qué tienen que legislar unos políticos sobre la religión que no nos afecte a todos? Nada en absoluto; si existe un calendario “laico” de descansos semanales y fiestas convenidas así como vacaciones; a qué entrar en la vida religiosa y querer complacer a unas minorías, que de hecho están en España por que a ellas les convino el estarlo; y como en cualquier lugar medianamente organizado o civilizado, simplemente tienen que aceptar las normas y costumbres que hay establecidas desde mucho antes de su llegada, o conversiones que pudieran existir consecuentes a la misma. Y si no las aceptan, pues como decíamos en la mili… “carretera y manta” y a sus lugares de origen.

Sí; ya digo y reitero… de locos, de verdaderos dementes  o irresponsables de tal magnitud que sólo merecen el repudio total y que no toquen poder jamás de los jamases, tan pronto sean echados del “banquillo” que ocupan; ya dejan triste historia para el devenir de los tiempos, puesto que… “éstos y como Franco pasarán también a la historia de un insólito país que fue España y que esperamos lo siga siendo en el futuro”.

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen.ciudad.org (allí más temas)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here