La Violencia, 1947 a 1958

0
182
Fuente: http://elproyectomatriz.com

El Dr. Jorge E. Gaitán, con una oratoria profunda y vibrante, atrajo a los miembros de las clases más pobres colombianas y a los sindicalistas. Un gran organizador, cuando estudiaba Derecho en Roma, aprendió las técnicas de movilización popular de Mussolini; pero las aplicó en beneficio de campesinos yu obreros. En su tiempo, la oligarquía poderosa fue corrupta; vio en el sector popular, lo más admirable y valioso de la nación colombiana y la necesidad de un cambio moral. Pese a militar en el Partido Liberal, fustigaba agresivamente a su partido y al Partido Conservador opositor. Activo en política desde 1919, contra el presidente Marco Fidel Suárez, adquirió notoriedad nacional como defensor de los derechos obreros durante la Huelga Bananera en Magdalena en 1928, huelga sificada por el ejército y que produjo la llamada Matanza de San Marta. El ejército se puso en favor de la United Fruit Company, no de los obreros.

En 1933, el Dr. Gaitán fundó la Unión Nacional Izquierdista Revolucionaria o UNIR, movimiento disidente ue rompe con el Partido Liberal, al que había ayudado a triunfar en 1930. Su regreso al Partido Liberal demuestra que las lacras morales de su liderazgo continúan. Durante su segunda campaña presidencial, Gaitán es asesinado en 1948. Esta pérdida radicalizó la política colombiana durante el periodo que va del 1948 to 1958. En esa violencia, en el curso de nueve años, murieron 200 mil campesinos y fueron desplazados de sus tierras cerca de 2 millones de ellos.

En 1958, cuando el Presidente Lleras Camargo ordenó la creación de una Comisión Investigadora de las Causas de la Violencia, bajo la dirección del Obispo Germán Guzmán Campos, se chanchulló todo el asunto culpándose como «bandoleros» a quien defendían a los campesinos contra el saqueo, o los desplazamientos impuestos por el ejército o la violencia. Los dos más destacados rivales del Ejército represor, asesinados por el ejército en enfrentamientos, fueron Jacinto Cruz Usma, a.k.a Sangrenegra (fallecido en 1964) y Efraín González, fallecido en 1965. Un movimiento guerrillero comunista toma el mando en 1959 y más tarde otras organizaciones revolucionarias como la FARC y el ELN.

«The communist and liberals blamed president Laureano Gómez for directly interfering with the presidential election of 1946, by calling off one million eight hundred liberal votes as invalid. Ospina was dubbed by the communists as Laureano Gómez successor with the mission of perpetuating the Conservative party in power».

«La situación de violencia no se detiene, y en los años 80 se produce una nueva ola de violencia. En esta nueva etapa, surgida a fines de los años 80 y que se extiende hasta hoy, ha causado 30.000 personas desaparecidas, 4 millones de desplazados en el país, 6 millones de hectáreas de tierra quitada a los campesinos y una concentración mayor de la propiedad».

<><><>
La Violencia, 1947 a 1958
[a Gloria Gaitán, hija del prócer

«National country: the country made up of citizens in need of better socioeconomic conditions and greater sociopolitical freedom»: Dr. Jorge Eliécer Gaitán] 1. A quien sirvo

Hay un país nacional, un pueblo al que sirvo
recelado por la nación política,
el sector de pueblo, oligáquico, controlador
que juega a las luchas internas
y en su rudo juego, reprime, mata,
engaña, hurta, difama. Minoría poderosa
el país político que a la patria nacional
tiene en miseria y hambre de libertad sociopolítica.

El Partido Liberal, tan ortodoxo, conmigo
no se sincera, tiene su agenda sucia.
La guarda, no la muestra. Se desplaza
con sus privilegios a la tiniebla, ala segunda
de la patria política. Y los del Partido Conservador
ya son indialogables; pero, ¿quién no los conoce?

Son los más criminales, dueños del café,
ferrocarriles, herederos de la gran hacienda,
dueños de vida y poder, sobrinos y nietos
de las grandes dinastías, militares e ingenieros
que se reparten todo en la patria política
una vez que regresan de estudios en Luisiana
y, ¿qué tal es esa izquierda comunista?
inmadura, envidiosa, infantil como niños
que buscan a perretas de la madre gigante
que se llama «las Masas» / afecto que aún
no se han ganado en justicia.

<>

2. No puedo ser conservador

Gente que no quiere mirarse al espejo
son los conservadores; les duele todavía
que se eduque al que es pobre.
Pero Eduardo Santos, dio a Jorge Eliécer
el Ministerio para que el Partido Liberal
en esta decenio del ’40
haga campañas alfabetizadoras.
La educación debe ser primero; la economía
participativa, democratizada, sin la virtud
del hombre educado, es imposible.
Y Gaitán dijo: Eduquemos al pueblo,
van a conocer las masas en qué precisamente creo:
«En tu cultura colombiano».
No en la sífilis de la mucha hembra y comadreo
ni en alcoholes por machismos y sentimentalidad barata».
Sepan de la esencia que está hecho este hombre,
el Dr. Gaitán, uno que no se vende
a las derechas y que no quiere que el colombiano sea
un alienado permanente en la patria política.

«Yo no puedo ser conservador», dice y se asusta
la gente de ese ala; «yo, más bien, soy socialista»
y se asusta la cúpula del Partido Liberal en que milita.
Ellos, conservadores y liberales, sin ningún compromoso
con el pobre, tienen el control de la tierra
«y yo creo en la reforma agraria,
en distribuir para mejor cultivar
en este país inmenso»; el campesino lo urge,
pero no los hacendados que cuidan
el segundo tesoro de su lucro:
sus cargos en la patria política.

<>

3. ¿Qué de malo tiene un uniforme?

En esta ciudad tan populosa,
donde por falta de escrúpulos y decencia
de unos llamados listillos, el perverso viola y roba
pasajeros, hace chantaje y muerde en su millaje,
ensucia y envilece su gremio, ¿qué de malo hay
que comencemos a separar el grano de la paja
y hacer que el buen taxista, como el buen camionero,
vista con un uniforme y que el pueblo se habitúe
a preferir aquel que no se esconde en ropas
tan casuales, o en familiaridad inconveniente?

Este edicto de la Alcadía bogotana,
no rebaja a nadie… ¿De dónde surge esa jactancia
de creerse empresario / con sensitivas prosapias /
el que protesta que al conductor se le asigne uniforme?
Es por el bien del pueblo.
Es por el mejor servicio.
Es por dar protecciones.
Es por evitar que al pasajero se le chumbimba.
Puede que sea una reforma insignificante
mas el unforme cuida el transporte público y privado.
Identifica. Asigna un deber de honrar la marcha.
La confianza. El pasajero. Personaliza.
No ofende. No humilla. Se humilla quien no lo viste.

Aquí presento mi renuncia a 8 meses en el cargo.
Quiero ser alcalde de un pueblo que obedece
porque comprende y, en consecuencia. respalda,
dignifica a quien sirve… ¿Quién levanta trabas
a mi labor con pretextos tan nimios y miserables?

Si no hay respeto a la idea, de nada me sirve
el cargo. Renuncio. Quédense con un transporte
de tránsfugas, conductores ebrios y ladrones.

<>

4. El candidato del pueblo

Recuerdo aquella Convención en una Plaza Pública.
Fue en 1945 cuando delante de millares de ojos
(el escenario total de la patria nacional, el país)
se escucharon los gritos de los liberales:
«¡Gaitán, Gaitán!», él era el preferido.

Nunca antes fue en una plaza abierta a todos
y digo todo, dentro y fuera del Partido, que se grita:
«A él, lo queremos». El es presidenciable.
Pero en mayo de 1946 ganó el conservador Ospina
y con los votos de nadie…

El propio Partido Liberal dividió sus votos
entre Gabriel Turbay y Gaitán, el favorito.
Habría ganado tan fácilmente aquel hombre
al que gritaban ¡Gaitán, Gaitán! desde una plaza
(con el todo el fervor del País Nacional
que quiso al líder). Y se cabreó el Partido.
Sintió el miedo.

Intereses del País Político,
patria oscura de venganzas, privilegios,
aspiraciones logreras, anti-pueblo, sectarias,
echó el partido de Gaitán y Turbay a la burla y la derrota
y ganó el indeseado rival, jefe de los oligarcas,
Mariano Ospina Pérez,
el conservador, la voz del rico
en inmenso mar de pobres desgraciados.

<>

5. Yo haré ganar la izquierda sin violencia

Ya no hay dudas de quién es el líder del Partido Liberal.
Se supo en la Plaza, no en un salón cerrado;
se supo por el aplauso de las masas;
por el discurso claro o el abucheo contra lo que no se quiere.
Ese fue un día verdaderamente democrático
en el Partido Liberal colombiano.
Se leyeron cartillas a Turbay.
«Usted no es el País Nacional, no es pueblo,
Turbay, aunque sea liberal; no hay diferencia
entre Ospina y usted; ambos son alas del País Político,
política que jode la patria».
No obstante, aunque ganara Ospina,
los liberales dominan los asientos del Congreso
y son gente, con fe en Jorge Eliécer
y se van conveciendo que para las elecciones del 1950:
«Eliécer ha de ser nuestro único candidato».
Y se supone ese año cuando leyó cartillas
a los comunistas: «Ustedes ni para una cosa ni otra».
Si no ayudan, no estorben.
«Ustedes están corridos de la teja».

<>

6. La Operación Pantomima

Y habló del Embajador Willard L. Beaulac que ha pretendido
ser su amigo y darle consejos, porque lo está espiando
y aunque Gaitán bien sabe lo que él susurra a sus espaldas,
ese Judas de la diplomacia yankee está instruído
por John Mepples Espirito (alias Georgio Ricco)
y Tomás Elliot, para una «Pantomima» necesaria.
«Ese Gaitán es otro comunista de la Guerra Fría
y hay que pararlo; hay que congelarlo para siempre».

Así mismo, se llamó el operativo: Operation Pantomime.
Fue así que Juan Roa Sierra, al servicio de la CIA,
asintió a la tarea. Lo asesinaron,
a todo prisa y corriendo el 9 de abril 1948
para que no llegue la elección del 1950
y sea electo, abrumadoramente, y es que ahora…
dice los que mejor lo han conocido
«Estuvo llamado a ser un héroe
Jorge Eliécer Gaitán, niño de Cucunubá,
ex-Ministro de Educación y Trabajo,
alcalde bogotano».

Ahora recuerdan ex-compañeros del Colegio Simón Araújo
que siendo pobre, Gaitán fue a colegio de ricos
y allí comenzó a sufrir humillaciones
y, por eso, educar, educar a los mismos liberales
fue su obsesión de siempre, Colombia es tan clasista,
tan engreídamente, narcicista su élite.
«Le cuento el chisme pero cayetano»:
Jorge inspiraba la envidia de todo el liderazgo.
Que era un gran criminólogo, ah, ahora lo recuerda
la prensa porque su cuerpo fue tronchado a balazos;
pero aquí no está Enrico Ferri, jefe universitario
de los alumnos de su doctorado, para explicar
esta muerte claramente maligna, criminal,
artera, conspiratoria de su alumno querido,
el admirado Jorge, graduado
en la Universidad de los Reyes de Roma.
Corrido de la butaca, por muchos jijosdeputa
y jactanciosos chachos, sin chimbo.

<>

7. El asesinato y los responsables

The angry mob kicked and tore him (Juan Roa Sierra) to pieces: Guillermo Pérez Sarmiento, Director of the United Press in Colombia

Cómo ha de de ser cruel esta Colombia política
que salvajemente mata al funcionario amado
por las masas, a Eliécer, la esperanza encarnada
de cambio, al defensor del pobre, al legislador
de su educación y de su empleo.

Cómo ha de ser mentirosa la lengua del País Político
que autoriza que un Jefe Policíaco haga que dos guardias
escolten al asesino y no lo amparen, sino que lo enfrentan
a la chusma amotinada, rabia popular
que se lo come vivo
y la guardia huye y deja a Roa, indefenso,
para que sea linchado, pateado, convertido en pedazos,
ante los ojos del mundo.

Cómo ha de ser el odio acumulado por generaciones
que, tras la muerte de Eliécer, se desata el Bogotazo
y antes de sumarse 300,000 cadáveres,
en el mismo Congreso de la República
discuten y se matan como bestias.

Cómo se justificará aquel septiembre,
a poco del primer aniversario de la muerte de Eliécer
(1949) cuando el Senador Amado Gutiérrez asesina
a su colega Gustavo Jiménez en medio
de una sesión congresional.

Cómo hablar sobre la democracia si la prensa que informa
estas tragedias tiene miedo, miedo a las venganzas,
miedo a hablar claro, a decir las verdades.
Inventan bobadas y ambivalencias desde las oficinas.
El mal no está en Colombia. Se trajo de países extranjeros.
Es por causa de la conferencia Inter-Americana.
Es cosa de buscar condenar el comunismo.
Es cosa del Congreso Latinoamericano de la Juventud.
Es por causa de Fidel Castro y Perón que admiran
a Gaitán y lo quiere para su causa.
Es que Juan Roa está demente, pobre, no tiene trabajo,
y se cree la encarnación espírita de unos viejos patriotas:
Santander y Quezada; es que cosa del espionaje ruso.
Es cosa del culo de su madre,
Es cosa de un pistolero que no tiene puntería,
a lo mejor quiso matarse a sí mismo, es cosa
de una limousine de lujo que lo bajó en la escena
del asesinato. Es cosa de fascistas siquitrillados.
Es cosa de Ospina, pero mejor no movamos.
Es que si ganara Eliécer, dice la CIA, que el hemisferio
se jode, que van a aparecer más izquierdas
y crítica anti-americana que impida los negocios.
Y esta dime y direte pasaron 15 años de violencia
de un pueblo que no se cree violento
y presume que todo está bien cuando está
interna y estructuralmente pudrido,
pero la culpa no es de los liberales
ni los conservadores,
es una culpa ignota
es cosa del culo de su madre,
es cosa de un pistolero que no tiene puntería,
es cosa del odio que se tiene a la Iglesia,
es cosa es cosa es cosa es cosa es cosa
de nada.

<>

8. Si preguntara usted…

Laureano Gómez instituted authoritarian right-wing policies and suppressed the opposition and the courts. He suffered a heart attack in 1951… Ospina ultimately supported the coup d’etat against Gómez that established the military administartion of Gustavo Rojas: Ignacio Arismedi Posada, «Colombian Presidents», Interprint Editors Ltd: 2001

Si preguntara usted al pueblo, ¿por qué tras el asesinato
de Eliécer por quince años se arrastra inacable el odio,
enemistad, violencia? Son 300,000 muertos,
demasiado, o diga usted, 200,000, son demasiados,
o ponga menos, 100,000 son demasiados,
si preguntara usted por qué
si no salen del aire, ni caen del cielo,
ni rebrotan de debajo de la tierra, ni los trae Fidel Castro
ni Kruschev ni Mao Tsé Tung, ¿por qué?

Ellos sí saben. En la prensa, no.
Esa es mucha aguacate y adivina a pura arepa.
Son gente que el País Político mata, son estrategias
de Laureano Gómez y Rojas Pinilla;
son cosa de la Derecha Conservadora
autoritaria, la que sirve a Washington, D.C.
y el colombiano que sirva de chichunrria
a la desgracia. ¿Por qué tanta violencia?
… hablen claro: dictadura. El General Rojas Pinilla
con un trabajo sucio que trealizar desde 1953
al 1957, suplantarte Laureano, ser tu marioneta sucesora.
Sofocar esa ira necesaria que sintió la gente
cuando se mata un héroe y hay que matar a muchos,
descabezar la patria nacional, seguir matando
y matando, hasta que no quede nadie que se parezca
a él, a Eliécer; y por ese trabajo sucio
Laureano lo premia desde España, en su exilio
de cobarde, sin chimbo, y Ospina lo condecora,
liberales y conservadores hacen lo mismo,
«Vé, General Rojas Pinilla, mata patria,
mata izquierda, mata con el Batallón Colombia,
lo que se mueva que la ONU y OEA aplaude
porque aplaude y aplaude Ospina Pérez
y Urdaneta Arbeláez».

<>

9. Avisos finales de Rojas Pinilla

Todo el que forje un grupo de apoyo en memoria
de bandoleros liberales, socialistas, o gente que invoque
a Eliécer, no se dirá grupo de auto-defensa.
mientras yo esté a cargo.
Con Rojas Pinilla han cambiado las reglas.
A cada grupo liberal o conservador
van a nacer Los Pájaros, los Chusmeros,
chulavitas policíacos, y se conocerán las víctimas
por la naturaleza del tajo: cortes
de franela, de T-shirt, de corbata, quien no está
armado; haremos decapitaciones, así
que no baje la guardia y dé papaya, el que no sea duro
porque el foforro es sangriento y la cifra
a matar ha de ser grande.

Nadie que desafíe las ambiciones de largartos
(en el País Político, el que sólo aspira a enriquecerse)
tiene derecho a la vida; despierte el langaruto
y vomite lo que sabe.
Locambia está en la inmunda vida:
la Violencia. Ahora comienza
el capitalismo de coscorria
y la Derecha enverracada.

22-06-2000 / De «El Libro de Anarquistas» de Carlos López Dzur

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here