Sociopolítica

Enfoques cooperativos; Hoy: “Paraguay para todos y todas”, una propuesta, sin embargo renga.


Por José Yorg, el cooperario
 

Me resultó-debo admitirlo- decepcionarte hasta el sonrojo constatar que la Propuesta de Política Pública para el Desarrollo Social 2010-2020 – del Gobierno de Fernando Lugo no cuente adecuadamente con un capitulo o eje del cooperativismo inserto, y consecuentemente su eventual contribución para el logro planteado.

Insistimos, el Cooperativismo posee todos los atributos necesarios para merecer tal pretensión, puesto que así lo reconoce y recomienda la Organización de la Naciones Unidas como herramienta valiosa para incorporarlo en los planes de desarrollo que acometan los países miembros..

El documento en cuestión anuncia “Un Paraguay democrático, incluyente, pluricultural y pluriétnico, donde la participación en la vida social, económica, cultural y política, y el acceso a bienes y servicios sociales universales garantizados, consolidan un desarrollo sustentable. Un Estado, soberano y justo, una Sociedad Paraguaya solidaria y consciente de sus derechos y obligaciones, afianzan una gestión descentralizada”, sin embargo, esta propuesta la vemos renga.

Pues bien, todos y cada uno de los vocablos (democrático, incluyente, pluricultural y pluriétnico, etc.) en modo alguno son extraños al universo cooperativo, al contrario, los tiene por incorporados nutridos por valores y principios humanistas, justos y equitativos.

Así que no podemos más que dejar constancia que de fondo y forma el documento gubernamental nos alienta con sus expectativas de logros sociales y económicos, creo firmemente en esa dirección que es elogiable y merece que los hombres y las mujeres de buena voluntad lo hagan suyo y suya.

En este punto es imperativo que repita algunos conceptos esgrimidos en la carta abierta que enviara al Sr. Presidente Lugo y que tan generosamente los medios periodísticos lo publicaran hace apenas unos días, a mí decir, en los tres párrafos siguientes:

1.-“Precisamente, el organismo supranacional de las Naciones Unidas el 18 de diciembre del año pasado en la 64va. Asamblea General aprobó la Resolución que declaró el año 2012 como el “Año Internacional de las Cooperativas”, documento en la que recomienda a los gobiernos a “Usar y desarrollar totalmente el potencial y contribución de las cooperativas para el logro de las metas de desarrollo social, en particular la erradicación de la pobreza, generación de empleo pleno y productivo y mejoramiento de la integración social”; por tanto, consideramos menester aunar esfuerzos a ese rumbo estratégico, y que esa fecha nos encuentre a gobiernos y cooperativas con realizaciones fecundas”.

2.-“La confederación nacional de cooperativas-CONPACOOP- organismo que nuclea y representa al cooperativismo paraguayo y el Instituto nacional de cooperativismo-INCOOP- organismo descentralizado del Estado, cuentan con profesionales altamente cualificados para apoyar decididamente un Programa de Desarrollo Estratégico Cooperativo que bien pudiera su gobierno emprender”.

3.-“Modestamente me permito-imbuido de entusiasmo y afecto-alentarlo a tomar la pertinente medida política de convocar a emprender el señalado Programa y me encontrará en primera fila de los voluntarios a realizar esto que sería indubitablemente una patriada honrosa”.

Si bien es cierto que, según reza el documento que el Decreto N° 4316 del Poder Ejecutivo, declara de interés nacional, “Esta propuesta se constituye en un documento vivo y abierto, que seguirá ajustándose conforme a su implementación y al proceso de formulación participativa”, no es menos cierto que los redactores soslayaron la vital importancia que tiene un amplio y generoso movimiento universal muy presente en la vida social y económica del Paraguay.

Y máxime cuando anuncian: “Estamos convencidos de que ha llegado la hora de cambiar este estado de cosas, promoviendo un nuevo sentido a nuestra historia, y vamos a hacerlo. Vamos a hacerlo juntos, generando procesos participativos, incluyentes, pluralistas y patrióticos, para ofrecer a nuestra Patria, en su Bicentenario, un modelo de construcción colectiva que haga posible la inclusión y la equidad, para que todos y todas podamos pasar de la vergüenza de una Patria dividida y socialmente fragmentada, al orgullo de una Patria solidaria”

A mi modesto entender para lograr “cambiar este estado de cosas, promoviendo un nuevo sentido a nuestra historia”, abonan cuanto vengo afirmando y resignificando, precisamente sobre la historia paraguaya que tiene que ver con lo cooperativo, con el yopoy, el oñondivepá, formas solidarias y fecundas de producción.

No puedo ni quiero eludir las palabras del gran maestro cooperativista Enrique Agilda al decir “el sentido moral de la cooperación radica en la educación que el cooperativista va alcanzando, educación que le permitirá saber que, por mucho que posea el individuo, no podrá ser feliz mientras haya otros individuos que padezcan miseria o sufrimientos provenientes de la injusticia social”.

De tal forma pues, con todo respeto y la indulgencia que puedan concederme, me presento y digo públicamente que vengo justicieramente a demandar la subsanación de la hiriente omisión y se proceda, sin mas, a la incorporación del cooperativismo en el programa “Paraguay para todos y todas”, reclamando tal privilegio para honrarlo con el mayor de los esfuerzos propios y ayuda mutua del que somos sustantivos.


¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario