Economía

Que alguien me lo explique (La dificultad de concretar la retórica)

Ahora mismo vivo en un sin vivir porque mira que lo intento pero sigo sin comprender cuáles son las medidas exactas del Gobierno, y todo ello a pesar de haber comprendido lo que dijo Zapatero, de haber incluso analizado su retórica, pero, claro, cuando llega el momento de concretizar las ideas el Ejecutivo de Zapatero no acierta y un tipo simplón como yo no se aclara.

Todos tenemos claro cuál es el objetivo último de las medidas, que no es otro que reducir el déficit. Bien, el déficit sólo se puede reducir alejando los ingresos y los gastos, incrementando los primeros y reduciendo los segundos. Para incrementar los primeros hay dos opciones, o se suben los impuestos o se incrementa la actividad productiva.

Parece imposible incrementar la actividad productiva, por lo que se ve, así que sólo queda subir los impuestos, y ahí el Gobierno ha tirado de demagogia y se ha inventado un nuevo impuesto “revolucionario” contra las rentas de más de un millón de euros. Eso suena muy bien, parece de justicia social, ahora bien, habrá que analizar como lo van a gestionar y como se va a determinar la cantidad de un millón de euros para ser gravada.

Por el otro lado nos queda reducir los gastos. Lo adecuado hubiera sido reducir los gastos corrientes, es decir, los gastos que se generan en la gestión diaria de la función pública, para lo cuál habría que eliminar ciertos cargos, ciertas instituciones, ciertos ministerios para aprovechar las sinergias positivas de la concentración.

Sin embargo, esa medida no se va a realizar, ¡vaya usted a saber la razón!, por lo que ya sólo queda reducir el dinero que se paga por sueldos y salarios. Los sueldos y salarios que paga el Gobierno son las prestaciones por desempleo, las pensiones de jubilación y los sueldos de los funcionarios.

Ni el más osado de los miembros del Gobierno se atrevería a tocar las prestaciones por desempleo, por lo que ya sólo quedan las pensiones y los sueldos de los funcionarios. Y ahí precisamente es donde ha metido mano el gobierno, pero ¿cómo? Habrá que verlo, porque todavía no está claro de donde reducirán el 5% prometido.

En definitiva, el Gobierno se ha metido en un callejón sin salida al desechar medidas que le podían haber servido y condenarse a utilizar otras que lanzó a los cuatro vientos, pero que parece que todavía no tienen muy claras. Ardo en deseos de saber lo que aprueba exactamente mañana el Consejo de Ministros.

Hasta entonces, a soñar con un Gobierno mejor.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario