Cultura

Letanía para agregar a la Promesa de Lealtad

Un día, como hoy, 14 de junio de 1954,
la frase en boca de todos fue «bajo la gracia de Dios».
Quienes recitan como papagayos
U.S. Pledge of Allegiance preparen sus galillos
y dirán «under God»; ya es ley que lo digan,
ya es parte de la ceremonia.

Y, a mí… para quien Dios o el Diablo son flatus vocis,
mera palabrería si del corazón no sale
ni se cuaja, este día diviniza la blasfemia
porque concretamente
es una cosa política que no resuelve nada.

Con Dios, esta nación se limpia el ano.
Sólo tiene un pretexto de autojustificaciones.
«Bajo Dios, o encima de El, significa lo mismo».
No van a dejar de segregar al negro.
No dejarán que vote.
No dejarán de desoír la necesidad del más pobre.

Bajo Dios, o Dios abajo, o Dios de lado,
o Dios comiendo mierda de rodillas,
es sólo el comienzo de una pose santurrona,
nueva frase hueca para los actos oficiales.

Barry Goldwater podrá llenarse la boca
para decir «Somos Una Nación Cristiana»,
conservadora, con valores tradicionales,
pero hoy, junio del 1954, será un año más de lo mismo:
Un año en que Thurgood Marshall
aunque sea el primer negro en la Corte Suprema
de Justicia, verá que persiste la práctica
«Separados, pero iguales».

Dos blancos van a secuestrar, brutalizar,
matar a tiros, golpearlo y al final
tirar al río Tallahatchie a Emmett Till
y Rosa Park, por cierto, qva a montar en ira
y paralizar el sistema de autobuses
y van a pasar dos años, sin que se haga nada,
excepto recitar «U.S. Pledge of Allegiance»
agregado «bajo la Gracia de Dios»,
rogando y con el mazo dando.

Y Martin Luther King Jr., de la Asociación Pro Mejoramiento
de Montgomery, se atreverá a organizar un boicot
y todo en nombre de la No Violencia, pero los que dicen
juramento de alianzas y banderas y promesa de lealtades
van a poner a Dios bajo tierra y a la nación excluyente
encima y cantarán «Under God», y echarán pedos
de contento y soberbia.

A nueve alumnos negros en Little Rock
que quisieron su ingreso a la all-white Central High School
los maldecirán; se necesitará la Guardia Nacional
y las tropas federales para darles amparo
porque este «Under God» no es para ellos.
Una chusma estudiantil, padres y maestros,
les gritan: «Váyanse al ghetto.
Esto es una escuela de blancos».

James Meredith, el primer negro matriculado
en la Universidad de Mississippi, no meterá
la Gracia de Dios en ésto. Violencia y motines
se generan y hay que volver a enviar las tropas federales
para que le salven la vida del que está carente
de la Gracia / Under God / y canta su Promesa de Leaktades.

Cuatro niñas en Birmingham, Alabama,
Denise McNair, Cynthia Wesley, Carole Robertson
y Addie Mae Collins, han muerto cuando estalla una bomba
a las puertas de una Iglesia Bautista y quienes, en 1963,
verborrean The U.S. Pledge of Allegiance
bajo la Gracia de Dios es que las matan
y provocan los motines posteriores
y siguen matando a adolescentes negros.

Y ante 200,000 de los suyos y de los más rebeldes
y progresistas entre blancos, ahora en Washington,
tras una larga y dolorosa Marcha
Martin Luther King discursa, emocionadamente,
cierto sueño, «I Have a Dream»
(que es beligerante, por lo que mo caerá Under God,
bajo la Gracia de Dios, siendo ministro)
y quienes no tienen ese sueño, mas incluidos
en pretendida Gracia, siguen quemando iglesias afroamericanas.
Asesinan activistas que registran votantes
de la raza negra, izan banderas de los KK Klanes.
Atemorizan y ceban la blasfemia
y todo, Under God / bajo la Gracia divina.
En fin, que no tardaron en matar
a Luther King y a Malcolm X.

Ni tardaron en provocar motines de odio en Detroit
y New Orleans. Los estados Under God desfían
que las Cortes adviertan que los matrimonio interraciales
son legítimos. Inconstitucional es prohibirlo, invocando
la Gracia / Under God
para estas alianzas estrechas
y rapiñas del blanco.

Si la guerra y el odio están bajo el cielo activadas,
Dios se necesita y su santa Gracia en la Era de McCarthy.
Si es la protección en Gracia, es ésto que han propuesto…
pobre América, pobre América…

2.

Bendita sea Bajo la Gracia / Under God / la ventaja
de vender en estos años del Cincuenta carros
exclusivamente manufacturados en los EE.UU.,
el 73% de los carros del mundo…

Maldito sea bajo la gracia / Under God /
el momento en que el japonés fabricó sus coches
y los vendió en los EE.UU.; bendito sea
el momento en que la CIA experimentó
con sus drogas psicoactivas porque con MkUltra
ha de reventar al negro, al comunista, al pandillero,
al oriental de Corea que desafía este año, 1953,
esta paz y seguridad que queremos
Under God / bajo la Gracia.

Dos millones de coreanos comunistas murieron
bajo Tu Mano. Otro millón de chinos
y nos díste un millón de surcoreanos y 55,000 tropas
nuestras para el holocausto. Under God / bajo la Gracia /
murieron por ti, América, y partimos la nación
en dos mitades y todo bajo Tu Nombre /
Tu Gracia / Under God.

Ayúdanos a acabar con los rusos, haz Tú la Deténte
de la Agresión Soviética, sea Under God
y júralo por The USA Pledge of Allgiance.

Ahora, este año cuando Francia se va de Vietnam,
agregamos Under God Tu Promesa, haznos vencer
en Vietnam, haz de la Cacería de Brujas
todo un éxito, la Victoria contra el comunismo
pues Joseph McCarthy no puede solo
(siempre bebe demás y maldice).

Ayúdanos en Guatemala. Enviamos la CIA.
No queremos comunistas ni en Guatemala ni en Cuba.
Ni en Brasil ni en Vietnam ni en Corea.
Under God / bajo su gracia / ponemos la misión de América
y ensayamos ya una bomba de 15 megatones
en el Atolón de Bikini en las Islas Marshall.

Por la Gracia / Under God / que no haya tanta putarraca
en San Francisco. Las Hijas de Bilitis son lesbianas
y los niños de nuestros ricos, rockeros.
Dános la sabiduría pues hay excéntricos brotes
de liberalismo: muchos melenudos, poetas,
demasiados beatniks para poder soportarlo
y comer una hamburguesa de McDonald en paz
y ver de «Honeymooners» en la tele
sin saber que los negros se sienten igualados
y quieren voto, derechos, sentarse con las güeritas,
niñas de nuestros ojos y hogares / en las escuelas,
casarse en nombre de Dios bajo la Gracia / Under God /
servirse de nuestra universidades / competir
por nuestras becas / partícipes de nuestra pensiones /
equipos deportivos / industria en radio y tele y automóviles.

No lo permitas, Dios del Cielo / pues Tu Gracia es Alta
y la nación la ponemos bajo ella / Under God.

Ayúdanos a acabar con Carlo Gambino y la mafia
y no dejes que un Sputnik ruso nos humille.
Under God ponemos la ciencia.
Pásate a este lado, aquí a América
junto a los que cantamos
U.S. Pledge of Allegiance.

Te daremos homenaje cuando salgan Nuestras Tropas
a Corea, a Vietnam, a Centroamérica.
Te escribiremos Under God / en cada dólar,
en las monedas acuñadas,
pero ayúdanos,
protégenos,
santifícanos,
justifícanos y abre nuestras bocas
para que vibre UNDER GOD
el juramento de los americanos,
su Promesa de Lealtad.
Así nos ayude Dios. Amén.

Del «El Libro de Anarquistas», libro inédito

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario