Sociopolítica

“Crónica de una Boda.”

“Crónica de una Boda.”
FERNANDO SANTIAGO SANTOS/MÉXICO.
Corresponsal.

SAN MATEO RANCHO ALEGRE, SANTIAGO AMOLTEPEC, SOLA DE VEGA.
Los preparativos iniciaron varios días antes, aquí ni la edad, ni la madures no tiene gran relevancia, se sigue la misma tradición, la misma que unió a sus padres y abuelos. La novia espera en casa, noche, la penumbra es descubierta por la radiante luz eléctrica, no hay electricidad, pero si un potente motor de gasolina que alumbre las cuerdas del chelo y permita tocar las guitarras de los músicos. La melodía es cantada, la novia escucha dentro entusiasmada, afuera, los padres y padrinos, el novio espera impaciente a pasar por la puerta de la morada. No importa que no haya luz, no importa que el suelo este desnudo, no importa que sean muy jóvenes, casi niños, es un compromiso para con dios, es el matrimonio, en el momento la espirituosidad que los consagra muy propio en su manera de pensar.
Tendrá que pasar dentro, realizar el ritual, tener la aprobación y la bendición de los padres, mientras le cantamos, le ponderamos con una y otra canción para que alegre el momento este instante solo durará unos minutos, pero continuará a partir del amanecer, y perdurará toda la vida.
Tendemos el petate que la novia estuvo tejiendo con esmero, de las palmas que le incomodaron los dedos y le durmieron las piernas. Esta noche no habrá zapatos sucios, se puso su mejor vestido, el que pocas veces lo usó y cuidó para la ocasión.

Apenas han terminado la secundaria, – pero ya es todo un hombre- o así lo ven en su pensamiento, en su cultura, así lo ven sus padres, sus amigos, todo el pueblo. Lo mismo se piensa de ella, es ya una mujer.

Los dos arrodillados uno frente al otro, cada uno con la vela encendida sosteniéndola entre sus tiernas manos, el ritual ha comenzado, se están casando, los presentes atentos observan, las oraciones de los más ancianos resuenan en consejos y bendiciones para la joven pareja, finalmente se han unido, todos sin excepción alguna, comienzan los padres, al mismo tiempo que sus lagrimas corren a través de sus mejillas, los bendicen, con su seña de los dedos,..”En el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo” les desean lo mejor, ninguno queda sin darles la bendición, todos lo hacen, al término, los dos unen sus manos, abriendo ambos sus palmas, les depositan monedas, dinero colectado de un plato colocado dentro de la habitación con la que a manera de regalo, el matrimonio comience una nueva vida, apenas unas cuantas monedas ya hacen en el mismo, al final concretado está el hecho, unidos están ya…
Todos se retiran de la habitación, comienza el festín, comenzamos por la celebración, aquí se brinda con cerveza, los padrinos se esmeraron para la ocasión, saben que no puede faltar pues con ello se inicia la convivencia.
Allá al rincón los Músicos tocan “ojitos verdes” es la primera oda a su alegría, el tradicional zapateado comienza, les agrada bailar, todos gozan, los niños también se incluyen.
-Yo observo- aún no descubro el por qué al bailar todos disimuladamente se acomodan para bailar en dos filas, una de hombres y la otra de mujeres, así pareciera qué, sincronizados ejecutan el baile, no importa quién sea la pareja, pero obligatorio es ,”bailar con los novios” Dan a las 5: 41 de la mañana y el baile está terminando, los músicos tocar sin parar durante casi seis horas.
Ya casi amanece la novia es acompañada en compañía de su pareja y los músicos, no han dejado de cantar, los siguen los familiares e invitados, nadie ha dormido, salvo los niños.
Habrá que dejarla a casa del novio, lugar donde será su nueva morada, un arco de flores los recibe justo a la entrada, como una princesa hindú, todos se alegran, hay un último pedimento de los suegros, es bienvenida y “es también su casa”.

Terminado, siguen festejando, todos continúan comiendo y bebiendo, mañana no habrá nada que festejar, mañana solo el destino les acompañará, solo el destino los tendrá en una lucha no para asegurar su felicidad si no su existencia.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.