Sociopolítica

Entierro nuclear (ATC)

Castilla-La Mancha se ha pronunciado con claridad: No se quiere el cementerio nuclear en ningún municipio de la Comunidad Autónoma. La actitud de Cospedal, lideresa del PP en la Región, es ambigua, cuando menos: no votó en las Cortes que el ATC no se instalase en ninguno de los municipios castellano manchegas. Ahora vuelve a jugar al avestruz: cuando cabe la posibilidad que Zarra, municipio valenciano limítrofe a las Comarcas de Almansa, Caudete, Alpera, Villarrobledo y la Manchuela, albergue el cementerio nuclear, Cospedal, secretaria general del PP,  no exige con claridad  a Camps, prócer de los populares,  su oposición. En territorio español hay 7 centrales nucleares: De los años 60, José Cabrera Zorita,  Guadalajara; Santa María de Garoña, Burgos. De los 70,  Almaraz I y  II, Cáceres;  Ascó I y II, Tarragona; Cofrentes, Valencia. De los 80,  Vandellós II, Tarragona; Trillo I,   Guadalajara. 7 Centrales;  un centro de almacenamiento de residuos radiactivos de baja y media actividad (El Cabril) y una fábrica de combustible nuclear (Juzbado). Ahora, con una cierta premura, ha de tomarse la decisión sobre la ubicación de un  Almacén Temporal Centralizado de residuos nucleares (ATC).  Con ello se reabre el interesante debate sobre las fuentes de energía. Somos muchos quienes no apostamos por las nucleares. Creemos que,  si desarrollamos tecnología capaz de crear peligro de extinción del propio planeta, alguna vez puede suceder y,  si puede, sucederá. (No puedo sustraerme a la consistencia que se concede al controvertido argumento ontológico de filósofos y teólogos: Si Dios puede existir, existe. Ni puedo hacerlo de la popularidad de la sofística ley de Murphy: Si algo puede salir mal, saldrá mal). Un estudio  elaborado por el Ministerio de Industria, situaba a la localidad valenciana de Zarra como mejor opción para albergar el ATC, seguido por Ascó, en Tarragona, y por Villar de Cañas, en Cuenca, en una relación elaborada tras valorar una veintena de factores técnicos, que van desde la topografía a los accesos o la distancia del futuro almacén a los núcleos de población más cercanos. La presidenta de los conservadores catalanes, Alicia Sánchez-Camacho, exigió al Gobierno que “cambie de postura” y ubique el ATC en Catalunya y no en el País Valenciano: – Pido que se replanteen seriamente los criterios técnicos para que Ascó tenga el almacén nuclear, apuntó. Hay que dejarse de hipocresías, de discursos progresistas y progresismo falso, e ir al progreso real, que es apostar por la energía nuclear, sentenció Sánchez-Camacho. Con independencia de que Ascó, ante la necesidad de afrontar los hechos –de aquellos polvos vienen estos lodos-  fuera la mejor solución por menor oposición, por petición declarada del PP y para evitar al máximo los transportes radiactivos, convendría reconocer que los agentes que mantienen viva la tierra  son el agua, el aire y el  sol. Ellos son la fuente limpia de energía. Nucleares, No.

 

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.