¿Por qué ya no hay hienas en Europa?

0
66

Un equipo del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) ha analizado el impacto de los cambios climáticos en la supervivencia de la hiena manchada en Europa hace más de 10.000 años. Estos cambios fueron determinantes, pero según los científicos queda por estudiar el papel que jugaron la expansión de los seres humanos y la modificación de las faunas de herbívoros en la extinción definitiva de la especie en este continente.

“Los cambios climáticos del pasado no fueron responsables directos de la extinción de la hiena manchada en el sur de Europa, pero sí determinantes en su desaparición”, explica a SINC Sara Varela, autora principal del trabajo e investigadora en el Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC).

Según el estudio, que se ha publicado en la revista Quaternary Science Reviews, las poblaciones de hienas de África y Eurasia estuvieron desconectadas durante el máximo glaciar. Además, “las condiciones climáticas que existían en el sur de Europa hace 21.000 años eran extremas para la especie”, afirma Varela.

En ese momento el clima europeo estaba cambiando “de manera drástica”, pero también las faunas de herbívoros y la expansión de los humanos. Según la experta, “la supervivencia de las hienas pudo verse comprometida por la confluencia de estos tres factores, actuando de manera sinérgica, pero no sólo por la acción del clima”.

Su equipo analizó los cambios climáticos pasados e identificó las áreas favorables para la presencia de la hiena dentro del territorio europeo a través de un modelo proyectado a los distintos escenarios climáticos del Pleistoceno. Un segundo modelo estimó la severidad de las condiciones climáticas para la supervivencia de estos animales. “En el sur de Europa las condiciones climáticas se mantuvieron en todo momento dentro del rango de tolerancia de la especie”, puntualiza Varela.

Todo ocurrió en el Pleistoceno tardío

La extinción de la hiena manchada (Crocuta crocuta) se produjo a finales del Pleistoceno tardío (hace unos 10.000 años) coincidiendo con el último máximo glaciar y la expansión del Homo sapiens. Las especies de gran tamaño desaparecían para siempre, pero la hiena manchada resistió un tiempo y modificó sus rangos geográficos para sobrevivir.

Desde el Pleistoceno hasta la actualidad, la distribución de la hiena manchada, un carnívoro común en el África Subsahariana, se ha modificado de manera “substancial”. Hoy sólo vive en África, pero durante el Pleistoceno (casi un millón de años) la hiena manchada también habitó Eurasia.

————————————

Referencia bibliográfica:

Varela, Sara; Lobo, Jorge M.; Rodríguez, Jesús; Batra, Persaram. “Were the Late Pleistocene climatic changes responsible for the disappearance of the European spotted hyena populations? Hindcasting a species geographic distribution across time” Quaternary Science Reviews 29(17-18): 2027-2035, agosto de 2010. doi:10.1016/j.quascirev.2010.04.017

Fuente: SINC