Cultura

Resonancias

La noche da cobijo a pensadores y genios involuntarios. En su oscuridad, inundada por el silencio, fantasmas sigilosos recorren a pasos las paredes y los techos. La noche es tiempo de miedos, de preguntas escondidas tras cada rincón; la noche es la morada de los ciegos, el preludio de la muerte, un cementerio de almas inconscientes que descansan el espíritu sobre el reblandecido suelo. Cuando llega la noche, la mente deambula a través de un infinito probador en busca del disfraz más surrealista; el aire se vuelve frío, la brisa desciende, frívola, silbando a través de los pasillos. De repente, cuando la noche está instalada al completo, todo lo inerte cobra vida: los muebles ríen con sus chasquidos, las gotas de agua cantan en su armonioso caer a través de las tuberías, la respiración reclama su derecho a ser algo más que una contracción muscular involuntaria: discurre, con parsimonia, marcando los tiempos de una melodía inexistente, aunque manifestada en un ser, un ser caído al Mundo: uno mismo.

La noche da cobijo a fantasmas y figuras etéreas. Ellas se arrancan el cabello con las manos, mutilan sus ojos con un punzón en tanto que buscan su reflejo sobre un espejo fragmentado. La noche es tiempo de olvidar, tiempo de enterrar la luz del día bajo toneladas de palabras concatenadas, el preámbulo de que la vida se acaba, la emulación de un despertar que, tarde o temprano, quedará relegado a la eternidad del Universo. Los delirios nocturnos nos regalan, a nosotros, vampiros, parásitos de lo incongruente, portavoces de lo nefasto y existencialistas sin existencias, el más absurdo inventario de vectores proyectados al infinito, como señales de radio lanzadas al espacio exterior, donde siempre fue de noche, en busca de una respuesta que jamás llega: nosotros, animales insomnes de mil caras, somos la oscuridad. La muerte camina con nosotros, junto a nuestros pensamientos, como una sombra que de tanto en tanto se mofa de tan rígidos movimientos.

Los dioses son los hijos de la noche.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.