Crítica de “Los otros dos”

1
144

Crítica de “Los otros dos”

El humor de Will Ferrell me trae sin cuidado, me parece un tipo burdo y obsceno incapaz de transmitir absolutamente nada a pesar de que intente personificar un humor gamberro y transgresor, aunque todavía desconozco que línea salvaje ha trascendido.

Aún así, aquí me tienes, hablando de su última cinta, y lo hago porque la carne es débil, y la mía más, y siento una debilidad tremenda por Eva Mendes, por toda ella, quiero decir, por su aspecto más carnal, pero también, por su exuberante simpatía que transmite, ella sí, en cada entrevista que concede. Verla en la pantalla es el único aliciente de esta película olvidable.

Si hubiera que destacar algo es la presencia de Samuel L. Jackson, que da empaque a su personaje, a pesar de no ser más que un simple cameo, por mucho que nos vendan en el tráiler que es un secundario. En esta película no hay secundarios, todo gira alrededor de Will Ferrell.

Por si no lo conoces, o si no sabes como nos ha sobrevenido, este tipo se hizo a sí mismo en esto del humor en el programa Saturday Night Live, un mito allende los mares, y que aquí fracasó estrepitosamente cuando lo intentó versionar Cuatro. Se trata de un programa de humor en directo dirigido al gran público (con todo lo malo que ello supone) y del que salen todas las estrellitas cómicas que pueblan las comedias estadounidenses.

En «Los otros dos» hace las veces de policía, junto al insustancial Mark Wahlberg, y entre los dos intentan resolver un caso sin historia cometiendo todas las tropelías supuestamente cómicas que te puedas echar a la boca, intentando liberar la carcajada del respetable aunque no consiguen otra cosa más que despertar vergüenza ajena.

Adam McKay, el director y co-guionista, consiguió momentos interesantes en sus películas anteriores junto a Ferrell, tal vez porque domó la incontinencia del actor, pero aquí parece que ha cedido, por acción u omisión, y la película se pierde en una concatenación de escenas sin esencia.

En definitiva, una supuesta comedia hollywoodiense que no divertirá más que a los incondicionales de Will Ferrell, que alguno habrá, mientras que los demás nos conformaremos con las apariciones, muy limitadas, de la gran Eva Mendes, y el cameo de Samuel L. Jackson.

Publicado en el blog de Letras (Tu Revista Literaria)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here