Cultura

Manuel Senra, íntimo

   Apuntalaba Juan Ramón Jiménez desde su silo: ¡No corras, ve despacio, / que adonde tú tienes que ir es a ti solo! Y así es como trasiega dentro de su Antología personal el poeta Manuel Senra. Que no requiere Senra de acelerar el pulso cuando la inmaculada textura le reclama que deposite sobre ella el corazón: No es la paloma el blanco de una hoja / que espera algún mensaje; / es tan sólo una fría luz que aguarda. / Luz en noble papel y mente en blanco, madurando / la leve arquitectura de una idea. Pues que en ese tránsito blando en el que bordea de manera continuada el infinito, nuestro poeta se atreve casi a subrayarlo para que tú y yo lo entendamos y logremos atraparlo porque, sin duda, si que está “en nuestras manos”; aunque otros pensamientos, deslucidos, estropeados por el uso cotidiano, a veces se cubran con un paño obscuro y por entero: Inútil es el tiempo, / que sólo sirve para hablar de entonces. / Por mucho que se inventen tantas cosas, / todo se acaba demasiado pronto. / Y nadie alcanza nunca el infinito. / Sólo el que tiene el tiempo entre las manos, manda. / Pintan su cuerpo con su sombra y marca / esa corta distancia que separa / la vida de la muerte.

    Nacido en Arcos de la Frontera (Cádiz) y residente en Sevilla, Manuel Senra es heredero de la “generación del grupo Alcaraván”, y junto a otros poetas fundaron la revista Liza, en la que colaboraron los más importantes vates de la época. En su haber tiene numerosos premios: Primer premio Alhoja de Oro de Sevilla; Primer premio La Bella Quetaria de Albacete; Primer premio de los Juegos Florales de Sevilla del 97; Primer premio Villa de Montefrío; Segundo premio Alfambra en Teruel; Terceros premios de Alcandora (Albacete), Semana Santa de Cádiz, Cervera de los Montes (Toledo) y el Bustarviejo de Madrid. Ha sido finalista del Premio Internacional de Poesía Miguel Ángel Pozanco, finalista del certamen de poesía Nicolás del Hierro y finalista en Poesía Digital (2007 y 2008). Cuenta con varias menciones honor y está seleccionado en diversas antologías. De sus libros podríamos destacar: Presencia del amor, Oasis prohibido, Antología personal, en cuanto a poesía, y Dignipiritutifláutico y Lunáticos, obras de teatro infantil. También colabora en distintos medios de comunicación.

    Ahora, con su última obra publicada por Ediciones Moreno Mejías, Editorial Wanceulen, Antología personal, Manuel Senra nos acerca de lleno a la intimidad de su ser: Rotas las alianzas, / el sol sigue alumbrando cada día. / Entre nosotros quedan los viejos recuerdos: / las cosas de vivir, y la memoria, / que poco a poco se queda en olvido. No se aleja Senra de la memoria y dentro de ella alberga recuerdos vivos de Machado y Hernández: A veces hay que huir de lo que más se quiere. / Saltar la tapia de la muerte. Ver / una tierra sin odio donde / vaya la vida cosida a la carne, / y de ese modo evitar que un hombre / se muera en cualquier parte… ¡La cárcel fue la casa de tu vida! / Nadie te vio, o nadie quiso verte. / Ni quien tanto te tuvo sin tenerte / tampoco estuvo en tu fatal partida. Y en un último canto nos deja el poeta entre el ser y la nada: Sólo lo que no has sido está desierto. / Sólo lo que no fuiste es nada ahora. / ¿A qué ahorrar, si en el haber no queda / más que la nada de lo que hubo antes? / Pues todo de la nada hasta la nada es polvo: / de allí venimos y hacia allí volvemos. Definitivamente, Manuel Senra, íntimo.

 http://jjconde.blogspot.com

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario