Cultura

Cuando el amor surge a partir de la amistad

Una historia de amor nace y crece de diferentes formas. A veces, una historia de amor surge a raíz de un flechazo inicial, por ejemplo, este tipo de historias suelen producirse con frecuencia en el ambiente nocturno de una discoteca al ritmo de la música y la magia que proporciona la noche. Sin embargo, una historia de amor también puede nacer a partir de la amistad.

En este tipo de casos, el amor crece de manera gradual desde el cariño. En este sentido, el sentimiento va en aumento en la medida que conoces a la otra persona. Comienzas a valorar su compañía, disfrutas el tiempo que pasas con esa persona y que por lo general, se te pasa muy rápido.

Cuando el amor nace a partir de la amistad a veces, puede llegar a producir una gran confusión puesto que no es fácil saber dónde termina la amistad y dónde empieza el amor. Los sentimientos no tienen unos límites claros y precisos en este sentido.

De normal cuando una historia surge a partir de un flechazo, el ser humano siente una gran atracción física inicial mientras que el conocimiento de la persona es posterior. Por el contrario, cuando dos amigos se enamoran sufren el proceso inverso: primero se conocen y después, comienzan a verse de diferente forma desde el punto de vista de la atracción entre ambos.

Existe un temor universal que es inherente a dos amigos que se enamoran: tienen miedo de perder la amistad si su historia de amor no tiene un final feliz. En este sentido, conviene precisar que es un riesgo inevitable puesto que a veces, dos personas pueden ser excelentes amigos pero ser incompatibles como pareja.

Está claro que quien no arriesga no gana y siempre es mejor equivocarte antes que pasar toda tu vida arrepentido por pensar en qué hubiese pasado en caso de arriesgar.

Además, siempre es posible recuperar la amistad con el paso del tiempo y la curación de las heridas puesto que la madurez implica comprender la situación con objetividad y los sentimientos del otro.

Lo cierto es que cuando un amigo se enamora de otro también puede asumir que tal vez no sea correspondido. Algo que hace que a una persona le cueste tanto confesar sus sentimientos por temor al rechazo.

El amor que tiene como base la amistad es más estable, sereno y maduro puesto que el sentimiento siempre es mejor cuando existe también la complicidad propia de dos amigos que se conocen desde hace tiempo.

Existen muchas historias que muestran que es posible conquistar el amor a partir de la amistad y alcanzar la felicidad. ¿Te animas a contarnos tu historia? ¿Alguna vez te enamoraste de tu mejor amigo?

Imagen: Flickr-Poli

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario