Cultura

Crítica de “Todas las canciones hablan de mí”

La crítica a la ópera prima de Jonás Trueba no puede empezar más que por un sentido pésame al joven director, no porque nadie cercano se le haya muerto, sino porque siempre será juzgado por quien es y no por lo que hace, siempre será el hijo de Fernando Trueba y no Jonás Trueba, condena a vagar por la injusticia pero bendición para que te financien una película como “Todas las canciones hablan de mí”.

En ella se nota que Jonás se ha criado en un ambiente cinéfilo, es palpable que se decanta por el cine clásico y que prefiere a Truffaut antes que a Tarantino, pero también es evidente que el talento no se hereda y aunque la película tiene buenas intenciones se pasa de pretenciosa.

Comprendo que el apellido Trueba debe pesar y que la principal obsesión de Jonás habrá sido no defraudar ni a su padre ni a su tío, pero en ese intento de quedar bien se mantiene en un estado de indolencia creativa, mimetizada en el propio personaje protagonista, Ramiro, un pusilánime que disfruta regodeándose en su propia desgracia.

Y ahí se encuentra la principal laguna de la película. Para poder utilizar a un personaje como Ramiro como hilo conductor de una película se necesita un gran guión, con diálogos profundos y repletos de sarcasmo, y no reflexiones vacuas y tan vacías como la cuenta bancaria tras las fiestas navideñas.

Los actores de “Todas las canciones hablan de mí” pasan por sus escenas sin pena ni gloria, ninguno lo hace extremadamente mal, pero ninguno destaca, el guión no les ayuda y dan la sensación de no creerse el proyecto.

Sin embargo, sí hay que reconocerle a Jonás su gusto por el cine de siempre y que nos devuelva la calma cinematográfica que sus compañeros de generación parecen haber perdido en una búsqueda desaforada, y equivocada, por reinventar el cine.

Como su apellido le regalará una segunda película habrá que confiar que se haya quitado algunos fantasmas de encima con este primer y fallido proyecto y que en su segunda obra refuerce lo positivo y se olvide de lo negativo. En definitiva, que filme en libertad olvidándose de los genes geniales que vagan por su familia.

Publicado en el blog de Letras (tu revista literaria)

Patrocinado: Tu Hostal en Salamanca en Hostal Santel

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario