Sociopolítica

Somos la conciencia moral y crítica del cooperativismo formoseño

Tengo la firme convicción que existen momentos en que es imperativo declinar las posturas delicadas y modestas, por muy adecuadas que sean, y asumir con naturalidad efectiva las concepciones que orientan nuestros accionar en pos de referenciarnos claramente ante la sociedad.

Por ello señalo que TECNICOOP constituye la conciencia moral y crítica del cooperativismo formoseño, alcanzado este sitial con esfuerzo y sacrificio sin parangón en la historia de las cooperativas en Formosa.

Nosotros significamos otra cosa ante los corruptos, los politicastros mercaderes, los desalmados y los derrotados, nosotros referenciamos al esfuerzo propio y la ayuda mutua en bien del mejoramiento humano.

Proclamo desde mi condición de educador popular que, es con la fundación de TECNICOOP y su accionar histórico que emerge la utopía cooperativa en Formosa; sale a luz como movimiento educativo, gremial y político cooperativo con miras a reivindicar al noble sistema menoscabado por inconscientes usurpadores.

Se avecinan tiempos difíciles donde la irritación social será una constante y ante ello se hace necesario enviar un mensaje muy claro a la juventud a fin de que vean en los valores y principios morales una guía para la acción benéfica.

TECNICOOP está envestida de autoridad moral porque supo conquistar en su diario decir y proceder, de su práctica efectiva de los valores que transmitimos, gracias a la generosidad de los medios comunicacionales, a quienes rendimos honores por tanto apoyo al difundir con inusual generosidad, por cierto, nuestro pensamiento y accionar

Nosotros no buscamos esta honrosa responsabilidad que sobrellevamos en nuestras espaldas, la asumimos en razón de encontrarnos cara a cara con una realidad dolorosa: las cooperativas formoseñas abandonaron los valores y principios cooperativos porque antes claudicaron del eje central que las sustentan, cual es la educación cooperativa.

No tuvimos otra alternativa como profesionales universitarios- Técnicos en Cooperativismo-que aprender el duro oficio gremial de representación y defensa orgánica de los intereses del cooperativismo genuino.

Tal oficio nos otorgó sin embargo lo más valioso: dignidad.

A partir de esa autoridad moral adquirida por derecho propio sustentado en acciones de bien público es que alcanzamos a ser la conciencia moral y crítica del cooperativismo formoseño, y es realmente una formidable responsabilidad sin par.

¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario