Cultura

Crítica de “La posesión de Emma Evans”

No te voy a engañar, las películas de terror en general, y de exorcismos, en particular, me dan mucha pereza, estoy un poco cansado de ver una y otra vez lo mismo y de que el director de turno me tome por idiota con sustitos efectistas sin ningún calado real.

Por ello, “La posesión de Emma Evans” me ha sorprendido gratamente debido a su honestidad en la dirección. Manuel Carballo, el director, huye de los trucos habituales del género e intenta plantear la historia desde el realismo y la cercanía al espectador.

En buenas dosis lo consigue, aunque no le da para superar las claras lagunas del guión que tiene entre manos. David Muñoz, el guionista, construye personajes planos y al final pierde el hilo argumental con un giro que la película no merecía y que no te voy a desvelar aquí, para que te decepciones tú mismo.

Con ello la película lleva al espectador por una pendiente descendente. El interés inicial por la propuesta innovadora va cayendo a medida que la estructura episódica deja de funcionar y cuando se descubre que el planteamiento inicial de los personajes era todo lo que estos tenían dentro.

Aún así, Carballo demuestra estar muy por encima de la historia y su capacidad para sintetizar en imágenes es realmente sorprendente. Tal vez la velocidad es excesiva, en un montaje deconstruido para los hábitos audiovisuales de los adolescentes, en última instancia el público objetivo de esta cinta.

En definitiva, se trata de una película de exorcismos al uso, aunque con un toque innovador en la dirección que se agradece, a pesar de que el guión no puede soportar la duración del metraje. Una película adecuada para quitarse de encima la resaca familiar.

Publicado en el blog de Letras (Tu revista literaria)

Patrocinado: Tu Hostal en Salamanca en Hostal Santel

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario