PARA FAZER COMO FAZEN, NO PRIME MAESTRÍA. Refrán sefaradí

2
36

Este mensaje contiene imágenes, si no las visualizas correctamente, pulse aquí.

Hazte socio

No están solas

El 10 de diciembre es el Día Internacional de los Derechos Humanos y quiero celebrarlo contigo dándote las gracias por lo mucho que nos has ayudado este año.

Tu apoyo ha hecho que niñas como las que aparecen en esta foto no estén solas en la defensa de sus derechos. También hemos contribuido a lograr la liberación de hombres y mujeres injustamente detenidos en lugares como México, el Sáhara/ Marruecos, Colombia, Cuba e Irán. Hemos ayudado a evitar por ahora la lapidación de Sakineh Mohammadi, a denunciar el bloqueo israelí en Gaza y exigir libertad de expresión en China.

Con tu apoyo, hemos conseguido esas y muchas otras cosas. Y sabemos que juntos podemos conseguir muchas más.

Cada día surgen nuevos retos que nos empujan a pedir la colaboración de más y más personas. Por eso, en este e-mail no sólo quiero darte las gracias. También quiero animarte a que te impliques un poco más en la defensa de los derechos humanos y te unas a Amnistía Internacional desde 4€ al mes. Tu apoyo nos permitirá seguir logrando avances que serán también tuyos. Ya sabes que Amnistía Internacional no recibe subvenciones de gobiernos nacionales.

No esperes a mañana: hazte socio/a hoy y siente el orgullo de estar entre las personas que hacen posible el trabajo por un mundo más justo.

Recibe un fuerte abrazo,

Esteban Beltrán
Director Amnistía Internacional – Sección Española.

PD: No importa si puedes aportar más o menos, mucho o poco. Lo que importa es seguir trabajando para que los derechos humanos nunca sean un lujo de unos pocos.

Hoy es un buen día para unirme a Amnistía Internacional

Los datos personales que nos facilitaste constan en un fichero automatizado y confidencial de Amnistía Internacional.
Amnistía Internacional no vende ni comparte los datos que nos proporciones con ninguna entidad u organización.
Puedes ejercer los derechos de acceso, rectificación y cancelación en los siguientes enlaces.
Esta dirección no recibe mensajes. Por favor no pulses a ‘Responder’
Aviso legal y política de privacidad | Dar de baja | Acceder / modificar datos
© 2010 Amnistía Internacional

=================================================================================

PARA FAZER COMO FAZEN, NO PRIME MAESTRÍA. Refrán s.efaradí

Con motivo de la celebración del Día Internacional de los Derechos Humanos recibí esta imagen hace unos días, acompañada de un texto generalista donde, nadando en autobombo, que, como se sabe, no es más que onanismo mental desmesurado y público, Amnistía Internacional (A.I.) agradece la ayuda recibida en 2010. En mi caso particular, la ayuda consistió en mi adhesión a un manifiesto de apoyo a Sakineh Mohammadi, creo. La imagen por sí sola podría utilizarse incluso como postal de felicitación, puesto que parece una instantánea de una de esas excursiones urbanas que en los colegios se organizan para ampliar los conocimientos de los educandos. Como una de las niñas, aunque con semblante relajado, blande el dedo índice en dirección al soldado de Tzahal, puede que esté soltándole alguna infantil regañina, mientras que la otra nena mira al soldado con extrañeza, lo cual tampoco es para asombrarse. Pero lo que sí emana de la foto es la ausencia de crispación en la escena. Intrínsecamente, la fotografía podría viajar sola, que no necesita presentación. Ahora bien, el pringoso refrito confeccionado por Esteban Beltrán, director de la sección española de A.I., con la foto y el texto que la acompaña, dotan a la petitoria misiva de un carácter absolutamente bélico, innegable; una intención de joder al prójimo judío como para llevarlo al juzgado de guardia; una manipulación, un infame manejo de los elementos, una deformación y adulteración de la realidad, una maniobra difamatoria, un truco que, aun esperado en individuos y organizaciones de esta calaña, no dejan de crearte malestar en el ánimo.

En el mundo de los bodes subvencionados, como es el caso, estas actuaciones forman parte del cumplimiento del ideario común. La intencionalidad, la malsana intencionalidad, el anti-judaísmo del que constantemente hacen gala, les viene de lejos, de muy lejos. La utilización ilegal de imágenes de niñas, subrayándolas con expresiones difamatorias para que sirvan de armas arrojadizas contra Israel, no es cosa de ahora, aunque siempre sangra. Heredando los usos de aquellos purpurados que hicieron todo lo posible para conseguir la desaparición del Judaísmo de la faz de la Tierra, se crearon en Occidente diversas organizaciones en teoría aconfesionales y aparentemente alejadas de los círculos políticos y de poder, pero sustentadas por ellos, con el objetivo de continuar aquellas actividades y también para en principio desacreditar a la Unión Soviética y a su círculo de Países No Alineados. Con respecto a los judíos y ya que el III Reich no pudo acabar con todos, bastaba en aquellos momentos con difundir masivamente los famosos Protocolos, así como todo, verdadero o falso, real o imaginario, cuanto pudiese dañar la imagen de los judíos o de Israel.

Entre los ditirambos con los que perfuma el mensaje por la supuesta ayuda económica prestada, me dice que he contribuido a la liberación de alguna pobre gente, pero en especial a la defensa de los derechos de niñas que, como las de la fotografía, los tenían conculcados. Con esta frase y la que le sigue: “…a denunciar el bloqueo israelí en Gaza”, ha circunscrito sobre Israel la práctica totalidad de la culpa de la maldad en el mundo. No existen calificativos que definan la rebuscada maldad de estas palabras, teniendo en cuenta el público al que van dirigidas, el tono blandito y buenista utilizado y la imagen grácil e ingenua de las niñas como guarnición. Con el texto que se acompaña, la fotografía pierde todo mensaje benévolo. De tal guisa, son los soldados israelíes los que están presionando a esas niñas musulmanas…, tal como lo hacen, pretende decir, con todos los habitantes de Gaza. Ese es el mensaje último. Y de eso se trata y por ello lo utilizan en su campaña de captación de recursos. Porque no son hechos resaltables para A.I., ni las sangrías constantes, sospechosas de estar organizadas desde cúpulas de poder, entre la población del N.O. de Pakistán, ni las de Somalia, ni las provocadas por la insurgencia islamista filipina, de la que se conocen sus adalides; como tampoco las matanzas y violaciones de los derechos humanos por parte de las cúpulas del poder en Uganda, Sudán, Yemen, Birmania y otros.

Sin embargo, para enternecer los corazones, A.I. prefiere embadurnar de mierda una inocente fotografía, recreando el morbo ficticio de unos soldados de Israel, y por lo tanto judíos, violentando a unas infantas, palestinas por supuesto, porque esa imagen vende infinitamente más que la realidad que se solapa, como es que precisamente en las madrasas de Gaza donde se moldean los cerebros infantiles en el odio al judío con textos demonizándolo, con textos retorcidos y, ¡loado sea D-s!, facilitados graciosamente por el gobierno de una comunidad autónoma española. Lo ignora A.I. con toda intencionalidad, como las reales y diarias violaciones de los derechos fundamentales que se producen en casi todos los países árabes y musulmanes. No en vano, y así lo han publicado un grupo de investigadores árabes de un Programa de Desarrollo de la ONU en un Informe sobre el Desarrollo Humano entre los Árabes, la mayoría de esos países están gobernados por regímenes dictatoriales y opresivos, quedando en el nivel mundial más bajo en cuanto a libertades individuales y colectivas. En casi todos ellos la ley imperante es la sharía, en la que a las mujeres se les asigna un papel inferior al del hombre. Pero todo ello no es importante para A.I. porque, repito, no vende, aunque sea la realidad. Prefiere un montaje calumnioso que haga mella en la hipócrita y acaramelada sociedad europea, que es donde están los euros, en lugar de denunciar lo que las NNUU les traslada mediante informes como el mencionado, o como continuación de uno que refiere como consuetudinaria la mutilación sexual ritual de las mujeres en las zonas rurales de Egipto, Libia, Omán y Yemen, refiere que “la utilización de las capacidades de las mujeres árabes mediante la participación económica y política sigue siendo la más baja del mundo en términos cuantitativos…, negándoseles el voto o la posibilidad de ocupar cargos en aquellos escasos países donde tienen asambleas nacionales elegidas”.

Sin embargo y a pesar de todas las evidencias, Amnistía Internacional recurre a la infamia, a la descomunal mentira, para poner en valor sus actividades. Al respecto, yo apoyaría una campaña de captación de fondos para que algunos funcionarios serios de A.I., para trabajar en la confección de un “Informe sobre el Desarrollo Humano entre los Árabes y Musulmanes”, se trasladasen a Jordania, Egipto, Gaza, Yemen, Arabia Saudita, Pakistán, Indonesia, Birmania, Chad, Turquía, Sudán, territorios administrados por la ANP, Filipinas, Irán, Argelia, Mauritania, Malí, Marruecos, Níger, Chechenia, Irak, Libia, Omán, Siria y Líbano, Nigeria, Uganda, Camerún, Senegal, Sierra Leona, Somalia, Comores, Tibuti, Qatar, Bahrein, Emiratos Árabes, Kuwait, Túnez, … Será un largo y esclarecedor viaje que iluminará alienadas mentes en el seno de su Organización. Lo de sus conciencias va a ser difícil arreglarlo.

Haim.

http://haimfer.blogspot.com/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here