El libro de la gramática vital, de José Carlos Aranda

1
78

EL LIBRO DE LA GRAMÁTICA VITAL, de José Carlos Aranda Aguilar*.

“…la lengua estructura, forma y define nuestra mente, nuestros sentimientos, nuestra forma de percibir la realidad y, lo más complejo, la forma de interactuar con los demás.” (José Carlos Aranda, El libro de la gramática vital, página 23)

Editorial Almuzara, Colección de desarrollo personal, Córdoba, 1ª edición noviembre de 2010

ISBN 978-84-92924-64-6

www.editorialalmuzara.com

pedidos@editorialalmuzara.com

Páginas: 336

Tamaño: 14, 5 x 20

Cartoné

PVP: 19.95 €

Con prólogo de Manuel Pimentel, autor de El libro de la escritura vital, Editorial Almuzara

******************************************

El libro de la gramática vital, de José Carlos Aranda es un libro de los que podríamos considerar enmarcado entre los denominados de autoayuda o de referencia de herramientas prácticas, sencillas e incluso intuitivas, destinadas a quienes consideran que en esta vida estamos para algo más que para ser carne de cañón del consumismo y de las mentiras de la economía impuesta por un capitalismo salvaje, y abogan por la mejora de la sociedad, comenzando por trabajar con esfuerzo el crecimiento personal de uno mismo y, a fuerza de cambiar cada individuo, crear una sociedad más humana.

Dos apreciaciones previas

Antes de entrar de lleno en materia, debemos hacer dos apreciaciones. La primera, que no se trata de uno de esos best-sellers impuestos por el mercado publicitario, y de cuya lectura no podemos obtener beneficio alguno, ya que tras el planteamiento cuatro nuevos términos o conceptos, a poder ser en inglés, llegamos a la conclusión de que nos encontramos ante más de lo mismo, ya que no hacen sino redundar en manidos consejos que se ha intentado maquillar para darles apariencia de novedad reveladora… Aquí nos topamos con un autor experto en las lides del lenguaje, un profesional de la filología que, como profesor de Lengua Española y Literatura y Doctor en Filología Hispánica, va a conducirnos por las sendas que ante nuestra vida se abren, con una nueva visión: la que nos ofrece al análisis gramatical de nuestros pensamientos, de nuestras acciones.

La segunda cuestión que no deberíamos obviar, es tan sólo un consejo de amigo. Si queremos tener una visión global absolutamente enriquecedora, aunque no resulta imprescindible, sería interesante que comenzáramos nuestra aventura leyendo El libro de la escritura vital de Manuel Pimentel,

un título de esta misma editorial, que sirve de basamento constructivo a José Carlos Aranda para plantear los primeros pasos de su Gramática Vital.

El primer vistazo

Lo primero que apreciamos al tomar en nuestras manos este libro de Almuzara es su cuidada edición.

Un texto manejable por sus dimensiones, muy adecuadas para llevarlo consigo en trayectos y desplazamientos realizados en medios de transporte público. Una encuadernación en cartoné, tapa dura, que asegura su calidad, su durabilidad, su resistencia y que invita, al menos para mi, a situarlo en un lugar privilegiado de nuestra biblioteca personal. Un libro para conservar. También el diseño de cubierta resulta original, llamativo pero no estridente, agradable a la vista, y traslada al corazón, al espíritu, el atisbo de lo que en su interior esperamos hallar.

El papel es de un buen gramaje, tacto y calidad.

La tipografía, cómoda a la vista, y la distribución del texto muy adecuada.

En suma, una rara avis. Una forma de editar difícil de encontrar en los tiempos que corren, en los que poco importan las tapas (cuanto más bratas resulten, aunque eso vaya en contra de su durabilidad, mejor); la calidad del papel (ídem);la selección de la tipografía, obvia la comodidad lectora del lector, eligiendo tipos enormes y estridentes cuando escasea el texto, y tipos reducidísimos cuando la verborrea y la paja esconden el grano ausente… Tiempos en los que solo interesa editar mucho, barato y rápido, porque el libro se ha convertido en un objeto de consumo más; en comida rápida para los ojos, que no alimento para el intelecto.

De la ortografía, sintaxis, etc. huelgan los comentarios. Sobresaliente, lo que también hoy resulta paradójico, dado lo frecuente que resulta últimamente que las editoriales pasen por alto eta fundamental cuestión.

Por todo ello, un agradecimiento debido a Almuzara.

El libro de la gramática vital: cinco capítulos para reconducir tu vida

“De la misma forma que un error ortográfico, una palabra mal usada en su contexto o una estructura sintáctica mal construida dificultan la comprensión del texto, los errores en la ejecución de nuestros actos, de nuestros ciclos o de nuestras secuencias vitales, dificultan la fluidez y el sentido de nuestras vidas” (José Carlos Aranda, El libro de la gramática vital, página 28)

El Capítulo I. Las ideas claras, resulta a modo de introducción. Un espacio de reflexión en el cual el autor pretende llamar nuestra atención sobre el modo en que nuestra vida se desarrolla, y la influencia que sobre la misma tiene el lenguaje con el que construimos nuestra realidad. La responsabilidad que asumimos sobre nuestros actos, nuestras acciones, y el modo en que nuestro lenguaje actúa como un marco referencial que podemos cambiar para variar el rumbo de nuestras vivencias. Es un atrévete, asume tu parte de esfuerzo y trabajo, y lograrás cambiar tu vida…

En los siguientes,  Capítulo II. De los actos cotidianos, Capítulo III. Cuando logras lo que quieres, y Capítulo IV. Gramática vital: de la acción al relato se sumerge ya de lleno en el análisis científico de las relaciones entre los planos fonético, fonológico, léxico y sintáctico.

De ellos, quizás el II y el III, aun siendo absolutamente interesantes y necesarios para comprender, y por lo tanto para estar decidido a cambiar, aplicando las propuestas que sobre todo se desarrollan en el Capítulo IV. Gramática vital: de la acción al relato, son los que pueden resultar más densos para lectores que no partan de una mínima base de conocimiento científico de nuestra lengua o lo hayan olvidado.

Los sustantivos, esenciales porque a través de ellos descomponemos la realidad que nos rodea -mundo exterior- y la que nos pertenece (pág. 98); los determinantes, que nos enseñan que hay que pasar de la teoría a la práctica, del pensamiento a la acción (pág. 137); los pronombres, palabras en la lengua que usamos para recorrer caminos ya conocidos (pág. 142); los verbos, que nos aportan algo esencial a la comunicación y a la vida: la noción del tiempo (pág. 150) y la remisión a un sujeto agente ((pág. 154); los adjetivos, las cualidades de nuestra realidad (pág. 165); los adverbios, la determinación de las circunstancias externas de la acción: lugar , momento y modo y las internas: motivo y finalidad  (pág. 173); las preposiciones y conjuncioneslas bisagras del pensamiento (pág. 178); las interjeccioneso la fuerza de la intención (pág. 181).

Las clases de oraciones. Los distintos tipos de punto, la coma. La oración enunciativa, la interrogativa y la imperativa los descansos en nuestras acciones, y el cómo nos mostramos en nuestra vida: transmisores, interrogadores o dictadores. Nuestra actitud ante lo que vivimos: afirmamos, somos negativos, dudamos, deseamos… (pág. 186 y siguientes). Etc.

De todas formas, siendo necesaria su lectura y mediana comprensión, esta se ve facilitada por la claridad con la que nos es trasladada.

“Siembra una acción y recolectarás una costumbre. Siembra una costumbre y recolectarás una forma de ser. Siembra una forma de ser y recolectarás un destino. ”

Charles Reade

Es ya en el Capítulo IV. Gramática vital: de la acción al relato, en donde la praxis se nos hace más patente, aun cuando de cada capítulo y de cada página, podemos extraer alguna enseñanza aplicable a nuestro día a día, y ahí es en donde juega un papel fundamental nuestra fuerza de voluntad, para ser capaces de pasar del dicho al hecho, de lo leido, a lo aplicado.

Para comenzar nos haremos una pregunta ¿Qué quieres en la vida? (pág. 232), a partir de ella y definiendo nuestro personaje en esta escritura de la novela de nuestra vida (pág. 240), estableceremos una hoja de ruta, nuestra Guía Vital (pág. 246), teniendo en mente que la coherencia y  la constancia deberán ser nuestros mantras.

El Capítulo V. Claves de redacción para buenos escritores vitales, consiste en una breve recopilación de ideas clave para facilitarnos  el camino de escribir nuestra vida de forma coherente con nuestro personaje y nuestra guía vital.

*************

* Profesor de Lengua Española y Literatura, Doctor en Filología Hispánica, autor de Cómo se hace un comentario de texto (Berenice, 2009), Manual de ortografía y redacción (Berenice, 2010), El libro de la gramática vital (Almuzara 2010). Otros trabajos: Narrativa andaluza del siglo XIX (Universidad de Córdoba), Usos del subjuntivo en español actual (Universidad de Córdoba), Manual práctico de sintaxis de la oración simple, Manual práctico de sintaxis de la oración compuesta (pendientes). Actualmente desarrolla su labor docente en el IES El Tablero de Córdoba (España).

http://josecarlosarandalengua.wordpress.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here