Economía

Almería 1 – 1 Real Madrid: Jugando con fuego

El que juega con fuego acaba quemándose, aforismo inexorable que golpeó en el día de ayer al Real Madrid, que venía varias semanas jugando con brasas ante equipos potentes, pero que ayer dio un paso más y empezó a jugar con la hoguera de la indolencia y con ella se quemó.

Porque durante los primeros 58 minutos de partido el Madrid decidió que jugaría andando, que ganaría por el peso de la inercia y que el tremendo talento de sus jugadores terminaría por decantar el partido a su favor, y no digo que no tuvieran razón, porque experiencias previas tienen para cargarse de argumentos, pero jugando de esa manera incrementaron el riesgo innecesariamente y ello provocó su empate final.

El planteamiento inicial era claro, Benzemá no sirve, y el cuadrado mágico de Luxemburgo, extrapolado a la plantilla de Mourinho, parecía una buena alternativa pero les faltó algo esencial en el fútbol, el dinamismo, y fundamental para este equipo, la intensidad. Con Di María desconectado, por cansancio o por aguardar momentos más importantes, y Cristiano chocando contra la bien colocada defensa almeriense, Kaká y Özil se perdieron sin un pase profundo que poder filtrar, y el equipo careció de toda profundidad. ¿Pudo haber marcado? Sin duda, pero no lo hizo.

Y sí lo hizo el Almería, en la única que tuvo, en la única vez que inquietó a Casillas durante todo el encuentro, con tanta precisión que parecía el Madrid, y lo hizo a través de Ulloa, que tiene hechuras de buen delantero.

A partir de ahí tocó arrebato, partido a 32 minutos, tras haber tirado 58 a la basura. Y ahí el Madrid volvió a ser el Madrid, Benzemá salió por Kaká, Granero por Marcelo y Carvalho por Albiol, el equipo se recompuso con tres defensas, llegó el empate en un zapatazo tremendo de Granero, a pase de Benzemá, sí, sí, Benzemá, que sigue demostrando que su única virtud es la asociativa, y tras él, la crispación.

El Madrid se perdió en choques inútiles contra la defensa andaluza, los almerienses empezaron a jugar su partido, su no partido, perdiendo tiempo de manera flagrante, de la misma forma que lo hubiera hecho Mourinho, si hubiera tenido oportunidad, así que nada que achacar, se pidió algún penalti, y Ronaldo estrelló un balón en el larguero en el tiempo de descuento, un balón que bien valía una liga, o al menos la posibilidad de luchar por ella.

La Liga se complica, es cierto, pero en realidad no está tan lejos. Basta con que el Barcelona empate un partido de los próximos 18, y que, claro está, pierda en su visita al Bernabeu, algo que en los últimos años no está tan claro. Sin embargo, la otra condición necesaria es que el Madrid lo gane todo, y visto lo visto, es algo que no parece tan claro.

En definitiva, el Madrid despreció el encuentro de ayer jugando con indolencia y pagó las consecuencias, era un partido, tal vez, para haber dado descanso a jugadores que se notan cansados como Di María o Xabi Alonso, y que estarían mejor descansando en su casa que en el terreno de juego.

Patrocinado: Tu Hostal en Salamanca en Hostal Santel

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario