¡España una…!

1
183

EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

                        

    Tanto el secretario general de Convergencia y Unió, Josep Antonio Durán i Lleida, como el líder en la sombra del Partido Popular, José María Aznar, han coincidido que 17 autonomías son muchas y que hay que reducir este número.

     A muchos les pueden parecer poco razonables estas posturas, pero si tenemos en cuenta de donde proceden nos encontraremos con que son bastante comprensibles y que no han sido dichas de forma gratuita. Lo de Durán i Lleida, lo tengo claro: Los catalanes tan “prácticos” como siempre y con un pensamiento fijo: Cuantos menos seamos a más salimos. En cuanto a lo de Aznar, está claro que a la derecha nunca le ha sido de su agrado el Estado de los Autonomías y  las palabras de Aznar lo dejan muy claro: No quieren las autonomías, lo que a ellos les gusta es poder seguir gritando aquello de: ¡España una, grande y libre! ¡Arriba España! La verdad sea dicha es que nunca he entendido bien el porqué gritaban también lo de “Libre”, jamás he podido saber a qué libertad se referían. Sería a la del “ordeno y mando” que ellos practicaban y que aún no se han resignado a perder.

    Pero hay una cosa que es motivo de honda reflexión: Las palabras de Aznar, en la primera cumbre del PP celebrado en el exterior, en León. A los que siempre hemos mantenido que Rajoy es un líder virtual no nos ha extrañado que haya sido Aznar el que haya definido cual va a ser la política autonómica del PP en caso de ganar las elecciones generales a celebrar en 2012: Ir desmontando en la forma más o menos rápida que ellos consideren, el Estado de las Autonomías. Volver a lo de “¡España una…!”  y al centralismo de Madrid, que es lo mismo que decir que volver a controlarlo todo y a alejar al gobierno lo máximo posible del resto de España, o sea, volver a ese centralismo que tanto contribuyó a estrangular durante décadas el desarrollo de este país. Creo que en la mente de muchos de los que ya pintan canas está el recuerdo de qué regiones, hoy comunidades, eran las que se llevaban la tajada más grande. Dos y ninguna más. No digo cuales porque no quiere que nadie se sienta atacado u ofendido, pero no sería yo el que anduviera desacertado.

     Esto nos lleva a preguntarnos quien sería el que marcara el rumbo de este país si la derecha gana las elecciones, si Rajoy desde el sillón presidencial, o Aznar escondido tras el respaldo de ese sillón. El hecho de que una cuestión de tanta trascendencia como la apuesta de Aznar por “una ordenación territorial” con la consiguiente propuesta de “una reconstrucción del País sobre un Estado eficaz” se plantee por parte de quien se supone que no va a ser presidente del Gobierno porque el candidato de la derecha va a ser Rajoy -¿o no?- es algo que llama poderosamente la atención y que hace que muchos tengamos más dudas aún del liderazgo de Rajoy y la seguridad de que este va a ser un muñeco de guiñol manejado por Aznar. Yo creo que al final serán las manos de Aznar las que van a mecer la cuna. Al tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here