Crítica de «Valor de Ley»

0
143

Crítica de "Valor de Ley"

Más allá del lenguaje cinematográfico clásico, allá donde se juntan los caminos del cine moderno y del cine de siempre, a dos pasos del postmodernismo y entrecruzando la ironía más absoluta, aquella sin límite, encontramos a los hermanos Coen, dos hombres, hermanos a su vez, entre sí, se entiende, que han sabido labrarse una carrera cinematográfica consistente a base de un lenguaje propio e intransferible.

Cada nueva cinta, salvo malditas excepciones que no nombraremos, es un nuevo paso adelante, una mejora sobre lo que ya había en un camino que iniciaron con «Sangre fácil», su obra más redonda, al menos hasta ahora, y que han ido perfilando rascando en todos los géneros.

«Valor de Ley» es una obra maestra en sí misma, porque parte de una gran película y la mejora, le da el toque que necesitaba para pasar de buena a genial, para dejar de lado el pose ligeramente moralista y cargarlo de canallesca sórdida, esa que los Coen manejan tan bien.

Jeff Bridges, actor fetiche para los Coen que siempre le han sacado sus mejores interpretaciones, adelanta por la derecha la interpretación del hierático John Wayne y ofrece una gama de registros apabullante, donde el honor y la promesa que le hace a la niña le traen sin cuidado, siempre que pueda tener una botella de whisky cerca.

Hasta ahora habíamos visto a los Coen ofreciéndonos pinceladas magistrales en buenas películas que se caían del olimpo por específicas irregularidades argumentales, pero «Valor de Ley» se sostiene durante todo el metraje a un nivel excelso, otorgando al espectador un placer cinematográfico inconmensurable.

En definitiva, una película apabullante, de abrumadora calidad, que permanecerá en la historia como una de las grandes, aunque no apropiada para aquellas personas de sensibilidad humorística baja, porque algunas bromas rayan la ofensa, si no se toman con la ironía por bandera.

Una obra maestra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here