Crítica de “Torrente 4”

36
62

¿Cómo realizar la crítica de una película que nunca quiso ser película? Difícil, imposible, casi, ajena a cualquier lenguaje cinematográfico, independiente de todo parámetro estilístico, la saga de Torrente ha creado una manera propia de entender el cine, por llamarlo de alguna manera, siendo ésta la única perspectiva desde la que puede ser analizada.

Y en este análisis sesgado y limitado a las cuatro películas que la conforman, hemos de decir que “Torrente 4” sale airosa, por delante de la tercera parte, en igualdad de condiciones que la segunda, aunque sin alcanzar las cotas de frescura que tenía la primera parte, la mejor de todas.

En esta nueva versión del personaje ideado por Santiago Segura se hace una introspección hacia el personaje, olvidándose de intentos de otra enjundia, que fallaron en la tercera parte, y se retoman los conceptos más “torrentianos”.

Los cameos de los personajes de telebasura son continuos, y los gags podrían estar firmados por cualquier guionista del destape, funcionan alguno, causan repulsa, otros, y, en general, se mueven bien por las aguas pantanosas de lo chabacano y del humor más casposo, que gustará a los que acudan al cine sin ninguna pretensión.

Ahí radica la clave del éxito de la saga Torrente, y se vuelve a repetir en “Torrente 4”. Antes de entrar en la sala hay que realizar un lavado de cerebro absoluto, para adentrarse en este universo tan personal que ha creado Segura, un universo puramente comercial pero no por ello criticable, porque el cine, al fin y al cabo, es una industria.

Si me pides que te de mi opinión cinematográfica sobre “Torrente 4” te diré que es una bazofia, como todas las de la saga, ahora bien, si me preguntas si la película cumple las expectativas, te diré que al 100%, humor casposo, cameos de “personajillos”, carne femenina y “españorío” por los cuatro costados.

Ahora ya decides tú si quieres ir a verla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here