“Estamos ante el futuro Facebook de la biodiversidad”

0
62

¿Cómo responde la biodiversidad a las perturbaciones provocadas por el cambio climático? Jordi Bascompte (Girona, 1967), investigador en la Estación Biológica de Doñana (CSIC), estudia este fenómeno en su trabajo La robustez de la red de la vida frente al cambio climático. La investigación ha recibido 1,7 millones de euros por parte del Consejo Europeo de Investigación (ERC) y es uno de los 13 proyectos españoles beneficiarios de estas ayudas (conocidas como Advanced Grants).

En una época difícil para financiar las investigaciones, iniciativas como la del ERC suponen un soplo de aire fresco…

Absolutamente, el ERC está marcando la diferencia en la cultura de la subvención de la ciencia en Europa. En cierto modo funciona como la Fundación Nacional de Ciencia de EE UU, y comparte el criterio de excelencia. Es la fórmula ideal para atraer a lo mejor a Europa. Y ante la crisis, la mejor respuesta es apostar más por la economía del conocimiento.

Su trabajo se centra en las redes de interacción tejidas entre las especies. ¿Estudian algo así como las redes sociales de la biodiversidad?

En gran medida, estamos ante el futuro Facebook de la biodiversidad. El estudio de las redes se ha beneficiado mucho de trabajos de otros campos como el de las redes sociales, Internet o las redes de regulación genética. En todos los casos, el énfasis pasa del nodo (la especie, en nuestro caso) a las interacciones. Entender el patrón de interacción explica la robustez de los sistemas ante posibles perturbaciones.

Van a combinar diferentes metodologías con simulaciones. ¿De qué forma?

Nuestro trabajo intenta combinar diferentes aproximaciones, como si fueran piezas de un puzzle gigante. Los sistemas ecológicos, como el cerebro o los sistemas financieros, son muy complejos. Lamentablemente, no existe una única aproximación que nos dé toda la información sobre cómo funcionan. Todas tienen limitaciones. Cuando puedes combinar varias piezas, consigues una imagen más nítida de cómo funciona tu sistema.

Para alcanzar su objetivo, ¿no sirven los modelos tradicionales?

El objetivo final es entender la robustez de la red de la vida y los servicios que proporciona al cambio global. La rápida transformación de nuestros ecosistemas requiere de una ecología más predictiva y para conseguirla, tenemos que ser creativos y buscar nuevos modelos. No podemos conformarnos con abordar estos nuevos retos con aproximaciones tradicionales.

La investigación intentará demostrar el descenso de la polinización y el control de las plagas. ¿Cuál será su aplicación?

La red de la vida se va deteriorando con mecanismos de cambio global como la destrucción de hábitats, el cambio climático o la contaminación. El reto es averiguar hasta qué punto las redes ecológicas son resistentes a estos cambios. Podemos unir redes de interacciones y simular cómo se desmoronan a medida que las especies desaparecen. Es como analizar la robustez de Internet ante fallos de servidores.

¿Se pueden predecir las señales que indican umbrales críticos de cambio climático?

Muchos sistemas complejos permanecen en un mismo estado hasta llegar a un umbral, en el que se vuelven radicalmente diferentes. Antes de esa transición, el tiempo de respuesta del sistema se incrementa, así como la variabilidad de sus fluctuaciones. Nuestro objetivo es aplicar esta hipótesis al colapso de las redes ecológicas, y predecir cuándo colapsarán antes de que ocurra.

¿Esperaba que su proyecto fuera elegido entre los más de 2.000 proyectos que se presentaron?

Cuando uno compite en esta liga ha de poner ‘toda la carne en el asador’, y tiene que creerse que tiene posibilidades. Nuestro grupo ha trabajado muy bien en los últimos años y, por tanto, estábamos en una posición de aspirar con garantías de éxito. Aún así, el proceso es muy competitivo y acabar siendo uno de los proyectos elegidos supone una estupenda noticia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here