Charla con Manuel López, experto en gestión de RRHH

2
54

Pasa el tiempo… el mayor juez de nuestro planeta. Un juez insobornable, que asigna implacable  a cada cual su merecimiento. Un juez al que muchos temen porque acaba echando por tierra máscaras y disfraces, porque suele situar a cada uno en el lugar que por su valía le corresponde, porque no calla ni otorga sin razón justa y equilibrada medida.

Sí, han pasado los años, y aquel hombre para mí entonces desconocido, que llegó hasta nosotros para iniciar sus primeros pasos en El Librepensador, aportándonos con sus escritos una renovada visión del mundo empresarial; de las relaciones interpersonales que marcan el devenir interno de las empresas, y que tanta influencia ejercen sobre su proyección de futuro; de los tipos, personalidades y “personajes” que las conforman; que nos ha estado alimentando intelectual y espiritualmente con sus  píldoras de  organización corporativa, ha crecido como profesional y como persona ante nuestra atenta mirada cómplice y nos ha demostrado a todos su profundo y consolidado valor como excelente profesional de la consultoría estratégica empresarial y experto en el desarrollo de personas.

El orgullo de gozar de su compañía se acrecienta al saberlo reclamado como speaker por numerosos círculos intelectuales, instituciones y organizaciones empresariales que solicitan sus servicios a través de BCC, la principal Agencia Internacional de Conferenciantes Hispanoamericana.

Manuel López Jerez es, sin duda, un gran ejemplo de superación, de esfuerzo, de trabajo duro y dedicación plena, de constancia, que demuestra a un mundo descreído, que cultiva la indolencia y la vía fácil y cómoda de alcanzar las metas, que hoy en día, el mérito y la capacidad todavía son valores enraizados en los verdaderos profesionales que hacen del triunfo su gesta diaria.

Manuel López Jeréz

RT: Manuel, tengo curiosidad por conocer tu trayectoria porque puede servir de modelo a muchos de nuestros lectores. ¿Cómo llega uno a convertirse en un reconocido consultor, experto en desarrollo de RRHH?

MLJ: Con veintidós años me establecí como Graduado Social, asociado con una compañera de más edad y experiencia. En mi despacho como asesor laboral, asesoré a pequeños empresarios agrícolas (propietarios de invernaderos).  Esta experiencia de catorce años como asesor laboral fue muy enriquecedora y también una gran prueba en mi definición como profesional. Pude optar por ser un “trapicheador”, engañando a empresarios y trabajadores,  enriqueciéndome; o ser un auténtico asesor laboral.

Estudié la diplomatura de Graduado Social por vocación, y ha sido mi guía, siendo mi misión LA JUSTICIA SOCIAL. Encontrar espacios de entendimiento y convivencia entre empresarios y trabajadores.

– RT: Y además eres escritor…

MLJ: Escribo desde los catorce años. Mi primer escrito fue un cuento. He escrito poesía, relatos breves y cuentos. Con veintisiete años tuve una profesora argentina, afincada en Gerona, con quién aprendí la técnica de la escritura, sobre todo trabajé los relatos breves y cuentos.

Durante unos años participé en encuentros de poetas, y de jóvenes escritores. Finalmente mi creatividad artística la he ido canalizando hacia textos breves de contenido profesional.

– RT: ¿Quiénes podrían beneficiarse de tus especialidades y por ello deberían contar contigo?

MLJ: Puedo ayudar, asesorando y apoyando, a directivos de organizaciones, públicas y privadas, de todos los tamaños y de todos los sectores.

Soy muy creativo e intuitivo, y utilizando el coaching empresarial, puedo compartir los miedos, inseguridades, e incertidumbres, con responsables de la dirección de todo tipo de organizaciones.

En esta época de grave crisis económica y de valores, los equipos directivos necesitan aprender a generar en las organizaciones que gestionan, la cultura de la EXCELENCIA empresarial y laboral, y para lograrlo pueden contar con la colaboración de un profesional externo a la organización, experto en consultoría estratégica de recursos humanos y organización. –

RT: Todos los días parte de nuestra vida la consagramos a trabajar, generalmente para un empleador, entregando lo mejor de nosotros mismos: nuestro capital intelectual, nuestro conocimiento, nuestra experiencia,… no es por lo tanto banal preguntarse si el receptor de nuestro esfuerzo es merecedor del mismo… ¿Cuál sería, para ti, el signo distintivo de una empresa que hace las cosas bien hechas, en el campo de los RRHH y por el que podríamos reconocerla?

MLJ: La FELICIDAD de sus empleados. La alegría de trabajar se ve reflejada en sonrisas, en una comunicación fluida, sincera y abierta. Las organizaciones con buenas políticas de recursos humanos transmiten a sus clientes, y a la sociedad en general, la calidad de vida laboral de sus empleados. Son empresas con muchas sonrisas corporativas.

– RT: Como antes comentábamos, has escrito varios libros tratando temas de organización empresarial, proponiéndonos una serie curiosa de perfiles que podemos encontrar entre nuestros colaboradores, superiores y compañeros… ¿podrías darnos una breve pincelada sobre los mismos? Para abrir boca…

MLJ: En mis dos libros: “Lenguaje transparente. Relaciones interpersonales en la empresa” que puede descargarse  de muchas revistas y portales en internet; y “Escenas humanas en la empresa”, aparecen unos personajes que yo los llamo “personajillos tóxicos”.

Podemos mencionar a: el mandado, el experto en humo, el liado, el compadre, el estratega mimético, el cuenta cuentos y el acomodado. Los más tóxicos para el buen rendimiento de una organización son: el estratega mimético, el experto en humo, el liado, y el acomodado.

Lamentablemente, estos cuatro “personajillos tóxicos”, están muy bien posicionados en las organizaciones en las que trabajan, y son una de las causas, desde mi punto de vista, del bajo rendimiento organizacional y de la mala calidad de vida laboral.

Toda organización que quiera caminar hacia la EXCELENCIA empresarial y laboral, que quiera ser competitiva y productiva, con una buena IMAGEN CORPORATIVA, debe detectar y desmaquillar a estos personajillos. En esta labor de mejora del “teatrillo organizativo” las organizaciones puedan contar con la ayuda de un consultor externo, experto en la mejora de las relaciones interpersonales en la empresa, en la consultoría estratégica.

Un auténtico consultor estratégico, realiza una función catalizadora en la organización a la que asesora; detectando en muy poco tiempo, a cada uno de los “personajillos tóxicos”, desmaquillándoles y dejándoles sin escenario. Hay que desliar al liado, pintar el mimético, quitarle el sillón al acomodado, y dejar que hable solo al experto en humo.

– RT: Recientemente la BCC te ha incluido entre su plantel de conferenciantes, junto a personajes internacionales de diferentes ámbitos y de la talla y el prestigio de Tom Peters, Garrigues Walker, Gary Kasparov, Jorge Valdano, Emilio Duró, Elsa Punset, Edward de Bono, y un largo etcétera. ¿Cuál es el camino a seguir para que se te reconozca y tu labor sea valorada y digna de ser mostrada al mundo en charlas, conferencias, seminarios…? ¿Qué valor añadido supone tu trabajo, y consideras diferenciador?

MLJ: Desde mi juventud camino en la vida con transparencia y con vocación de servicio. La intención de ayudar a los demás, es mi misión en la vida, aportar mis conocimientos profesionales para construir una sociedad mejor, a través el ámbito empresarial y laboral.

He basado mi trayectoria profesional en la honradez, el trabajo bien hecho, y en la VALENTÍA de apostar por la calidad: humana y profesional; con todos mis defectos  pero con la auténtica intencionalidad de aprender EL OFICIO DE SERVIR.

Debo reconocer, que recién cumplidos mis cuarenta y cinco años, he madurado y desarrollado, una creatividad y unos conocimientos, de mucho valor para ayudar a las empresas a mejorar su rendimiento y su imagen.

Ahora se ha puesto de moda el coaching en España, pero sinceramente, creo que hay pocos coachs auténticos. Requiere mucha valentía  ser un verdadero coach empresarial, ya que hay que caminar contracorriente durante años, viviendo momentos muy adversos, sufriendo cierta discriminación profesional e inestabilidad económica.

– RT: Estamos en plena crisis, una crisis que dura ya varios años… ¿qué podemos hacer desde nuestros puestos de trabajo, si los tenemos, para paliar la situación? Y ¿qué recomendarías a quienes no encuentren trabajo y se sientan desesperados?-

MLJ: Desde mi punto de vista, todos: trabajadores, empresarios, desempleados, políticos y sociedad en general, debemos TRANSFORMARNOS; cambiar nuestra idiosincrasia actual, creando nuevas pautas de comportamiento ético y pensamiento de acción positiva, respecto a una nueva sociedad que entre todos debemos construir.

Todos debemos utilizar las técnicas o métodos que creamos oportunos para automotivarnos cada día y sentirnos seguros que nuestra situación actual mejorará. La esperanza en tiempos mejores que llegarán, debe ser nuestro alimento emocional, de cada día; una esperanza basada en una actitud proactiva y un comportamiento de acción continua.

Esta grave crisis nos obliga a cambiar, a ser mejores personas, profesionales y trabajadores productivos, competitivos; políticos con vocación de servicio y desempleados activos.-

RT: Finalmente, ¿hacia dónde camina Manuel López Jerez? ¿Cuáles son sus próximas metas?

MLJ: Personal y profesionalmente camino hacia la construcción de un mundo mejor, aportando mis conocimientos a la sociedad a través de mis textos y de mis orientaciones en el ámbito laboral y empresarial.

Mi meta es poder ayudar a muchos profesionales que sufren las inseguridades y miedos que un mundo tan cambiante provoca. Ser un  profesional reconocido por mi trayectoria coherente y noble, y no por pertenecer a determinados círculos de poder.

Mi meta, como la de todo ser humano, es ser FELIZ.

RT: Muchas gracias por todo, Manuel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here