Crítica de la película Noviembre dulce

0
571

Este domingo por la tarde en La 1 has podido disfrutar en la televisión de una película romántica de calidad con un título muy nostálgico: Noviembre dulce. El otoño es la época de la melancolía puesto que en cierto modo representa el ocaso, la caída de las hojas de los árboles y la muerte de esa vida intensa del verano. Noviembre dulce está protagonizada por Keanu Reeves y por Charlize Theron, quienes curiosamente, parece que ahora son pareja en la vida real. Sin embargo, ambos disfrutaron de una historia romántica a la par que trágica en esta película en el año 2001, hace ya una década.

Noviembre dulce narra la historia de Sara y Nelson. Ella, una chica muy especial que cada mes inicia una relación con un chico diferente, se vuelca al cien por cien en él, es decir, encuentra en el amor una fuente de vida. Sin embargo, al final de mes le dice adiós de manera irremediable, sencillamente, para no implicarse más a nivel emocional. Sara guarda un secreto que le impide confiar al cien por cien en el amor: está enferma. Y su enfermedad, le conduce de manera irremediable a la muerte, sin embargo, ella ha decidido vivir el tiempo que le quede de verdad y no utilizar los métodos de la medicina tradicional.

Sara se enamora de Nelson al cien por cien, sin embargo, una vez pasado el mes le dice adiós para siempre. Es decir, a pesar de que él quiere cuidarle, quiere estar con ella en la evolución de la enfermedad, hacerle feliz… Ella, le pide que le deje para que él pueda recordarle siempre como una chica llena de vitalidad y energía. Creo que historias de este tipo más allá de ser perfectamente románticas, entretenidas y bonitas, hacen un flaco favor a la integración del dolor a nivel social.

¿De verdad una persona enferma a nivel terminal le diría a otra que se fuese? ¿No querría que le cuidaran para protegerle en la última etapa de la vida? El amor verdadero no sólo se muestra en los buenos momentos cuando todo es de color de rosa sino también, en la enfermedad y el sufrimiento que en ciertos momentos llama a la puerta.

Imagen: Diario Abierto

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here