Sociopolítica

Vía crucis contemporáneo

En Fin de Semana Santo, de acuerdo a la sagrada tradición,   la cristiandad  conmemoró la muerte y resurrección de Cristo,  el mesías anunciado que redimiría a la Humanidad.  Predicó sobre la Paz y el Amor.  Fue perseguido, y crucificado en el año 33 en el reinado de Tiberio. 

¿Pensarían los apóstoles, al ver al Salvador crucificado, que las palabras de su  Señor persistirían a través de los siglos? Y que sus experiencias junto a él pasarían a ser parte del Patrimonio Cristiano. 

El libro “Quo vadis” relata en forma ejemplar la vida de los primeros cristianos; quienes al igual que Cristo fueron perseguidos y asesinados para que la nueva doctrina no atentara contra el Imperio, un pensamiento Humanista muy adelantado para su tiempo;  este Maestro proponía “amaos los unos a los otros como yo os he amado”.  Lo que también podemos interpretar como la forma más justa y equilibrada de vivir en Sociedad. 

Si nos enfocamos en el contexto de la época de Cristo, tiene que haber sido inadmisible el comprender que: ante “ Dios” no es más el amo que el esclavo, que para Dios todos son iguales; esto generó una irracional persecución a los cristianos.  Sin embargo esta persecución va más allá de los conceptos teológicos de aquel tiempo, ya que las  personas tienen tendencia a discriminar por los más diversos motivos, faltando a este gran mandamiento: Amarse los unos a los otros.

Sin embargo debemos hacer diferencia en que, un tema es el legado de Cristo a través de los evangelios, y otro,  el cómo se han desempeñado las Iglesias y sus líderes eclesiásticos; ya que en lo que respecta a la Iglesia Católica, las disculpas del Papa a las víctimas de abusos sexuales no bastan, quizás ya sea momento de considerar el que en la Iglesia Católica los votos de celibato no sean obligatorios, o que el sacerdote que desee servir a Dios desde la plataforma familiar, que lo haga sin tener que renunciar a sus votos sacerdotales, tal como viven los Pastores evangélicos, Diáconos o Rabinos, porque es lamentable que en el camino a la Santidad, los sacerdotes vayan dejando una estela de víctimas.

Al margen de los cuestionables  votos de celibato de los sacerdotes, igualmente se complica hablar  de Amor al prójimo  en un mundo convulsionado por el consumismo, un sistema que genera competencia y estrés, y nos hace desear que todo esté a un clik, y que nos lleva a pensar que no tenemos tiempo, y que el poder adquisitivo  es el verdadero camino a la Felicidad, visto así, ¿cómo instaurar la reflexión cristiana…?   o el llamado a la Fe. 

El vía crucis es un padecimiento actual a la manera capitalista: deudas, cesantía, falta de oportunidades,delincuencia, adicciones, en fin…  día a día el ser productivos se nos vuelve un camino al calvario, y quienes no estamos preparados para resistir los giros de nuestra Sociedad, “perecemos en este intento, que bien llamamos Sobrevivencia”.  En ocasiones, necesitamos acercarnos a esta certeza:  en la Humanidad hay verdadera voluntad de Justicia y de Paz.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario