Aquel cardenal francés… y éste valido español

0
42

 

            He leído un muy buen trabajo periodístico, sobre un tristemente famoso gobernante francés, y que cuyo autor nos lo equipara con el valido actual y que maneja el gobierno de España. El artículo se inicia así y luego lo desarrolla hasta el máximo.

            “Sin duda alguna Armando Juan du Plessis, duque de Richelieu, cardenal y primer ministro de Francia, se ha encarnado en el todopoderoso vicepresidente Alfredo Pérez Rubalcaba, alumno de Nicolás Maquiavelo como lo era Su Éminence rouge. Martín-Miguel Rubio Esteban en “enemigos de lo natural”. Pueden leero completo aquí: http://diariorc.com/lunes-dos-columnas/49/2317.html

            En el artículo se pueden leer todas las maldades, de aquel “alto cura católico” y lo que se sabe del actual y laico valido gubernamental, aspirante al cargo presidencial, según todos los indicios y comentarios de expertos… ¿por qué ocurren todas estas cosas en el mundo? Pues por lo que ocurren tantas otras similares y que giran siempre sobre el poder y el dinero… o el dinero que en realidad siempre es el poder, por cuanto hay infinidad de “desgraciados” que se venden por lo mismo.

            La explicación (para mí) aunque complicada pero a la vez es simple… “el endiosamiento interior de los impotentes, pero que llegados a manejar el poder, logran esa impunidad ansiada; puesto que nunca emprendieron nada por sí mismos y a pecho descubierto, ya que se valieron de medios que sólo ellos saben”… es para mí el veneno que aunque acabará con ellos mismos, pero de paso se llevan por delante a todo el que le estorbe. Si  “esa fuerza corrosiva” no acaba con estos enemigos de la razón humana (que suelen ser eliminados) con sus mismos métodos, como ellos han acabado con el que se ha presentado… pasan a otra muerte mucho peor para ellos, puesto que pasan a ser nada… y esa nada, es el peor ácido que irá corroyéndolos implacablemente hasta que mueren; y lo hacen, de forma que no se la deseo a nadie… sufren la antiquísima ley del Karma o de Causa y Efecto y que Cristo la sintetizó con aquella terrible y clara frase… “el que a hierro mata… a hierro muere”; por tanto mejor eludir ese veneno del poder, si uno no está muy seguro de que podrá aislarse de todos “los venenos”, que conlleva atreverse a coger el cetro del poder… “o la simple vara de alcalde o concejal, por modesto que ésta sea”.

Fue dicho y sigue vigente, que el poder corrompe… y el mucho poder corrompe mucho más… “y de ello no se libran ni las testas coronadas”, por mucho que nos las coloquen en altos pedestales, adornadas con todos los oros y piedras preciosas del mundo y con los mayores y más brillantes reflectores luminosos que existan… “la figura que así es representada suele estar asentada en un pedestal tan sucio, tan sucio… que puede que sólo lo sepa él mismo… si es que alguna vez quiso enterarse de ello”… Mejor y como hiciera Diógenes el Cínico… decirle a Alejandro que se apartara que le quitaba el Sol… y seguir sentado en su barril o tinaja”; puesto que para vivir ciertamente bien, no se necesita mucho en esta vida que conocemos en este pobre planeta.

            El dinero o el poder (es lo mismo) son mercancías muy peligrosas de manejar; por ello conviene tener mucha precaución al manejarlos; son como brasas muy fuertes, que suelen abrasar a los que no saben manejarlo con cierta honradez humana.

            Claro que dominar las ambiciones, que yo resumo con mis ya clásicas palabras de… “panza y bolsillo”, puesto que en la panza están todos los goces materiales y sexuales y el bolsillo es el depósito del dinero; cosas que si bien la primera puede ser finita y limitada… el poner ceros a la derecha de la cuenta del capital, no tiene fin… hay que tener cierta formación, para saber cortar a tiempo unos y otros apetitos, por aquello de que mejor vivir tranquilo que atormentado por cosas que ni puedes prever lo que te pueden traer para un futuro en que ya no puedas vivir en paz… por mucho dinero que lograses acumular.

            Pero dicho todo ello, nada nuevo bajo el sol y por tanto, seguirán apareciendo nuevos Richelieus y nuevos Rubalcabas y otros aún muchísimo peores… “éste planeta sigue estando verde… más que azul que se nos dice y por tanto lejos de madurar”.

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen.ciudad.org (allí más)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here