La destitución de Jorge Valdano

1
34

El deporte se ha convertido en parte fundamental de nuestras sociedades y de ella emanan los mejores valores de gestión de grupo, los cuáles acaban por convertirse en fundamentos esenciales para las grandes corporaciones empresariales que los adoptan y los hacen propios.

Sin embargo, hoy mismo hemos visto escenificado un ejemplo de personalismo que nada tiene que ver con este siglo XXI, y sí más con tiempos pretéritos, en la figura de José Mourinho que ha sido incapaz de trabajar en equipo con una persona de mentalidad diferente, como Jorge Valdano, y ha impuesto su personalidad por encima de todas las cosas.

Las grandes corporaciones empresariales, y el Real Madrid lo es, exigen la connivencia de personalidades encontradas que enriquezcan el conjunto y aporten valores diferentes pero encaminados en una misma dirección, el máximo beneficio de la empresa en cuestión.

La salida de Jorge Valdano supone la claudicación de Florentino Pérez, Presidente del Real Madrid, ante el utilitarismo más básico, el de los éxitos inmediatos, sin comprender que el Madrid existió antes de Mourinho y pervivirá tras la marcha del portugués, el cuál está muy lejos de encarnar los valores del madridismo, unos valores que sí recaían en la figura diplomática de Jorge Valdano.

Una noticia triste, sin duda, porque se marcha del Real Madrid una figura emblemática del buen gusto, del buen hacer y de las buenas maneras por encima de todas las cosas, amén de un hombre culto e inteligente que aportaba un toque de distinción al fútbol español, y lo hace porque Florentino Pérez ha adoptado como propio el todo vale, y ha caído en las garras del aforismo “el fin justifica los medios”.

Florentino Pérez cometió errores por intentar extrapolar el desempeño empresarial al mundo del fútbol, pero ahora se equivoca más al abandonar esta idea. Con Valdano fuera y Mourinho al frente de las operaciones, el Madrid podrá ganar títulos, no hay duda, pero perderá esencia, y es la esencia, y no los títulos, lo que mueve a la afición madridista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here