Sociopolítica

Elecciones… ¿Quién ha ganado?

 

            Las elecciones las ganan todos aquellos que gracias a ellas, van a cobrar un suculento salario, amén de lo que puedan “apañar” para el futuro; y las pierden todos aquellos que desalojados de sus sillones, pierden lo que los otros ganan. Está claro que me refiero a los políticos. De ahí el júbilo de unos y las “caras tiesas” de los otros.

 

            Por otra parte aquí (es claro que me refiero a España) nadie dimite y todos los derrotados y pese al brutal castigo recibido, justifican como pueden los hechos, pero de dimitir e irse, nadie; está claro que quieren seguir cobrando hasta el último céntimo y mientras estén dentro del “ajo”, procurar situarse para el futuro, puesto que muchos (muchísimos) desde que pudieron votar, sólo han vivido de lo que le sacan a la política y de ahí, “su amor para servir al pueblo”; al que han arruinado miserablemente y se marcharán sin pagar los daños y perjuicios. Como muestras a destacar, la aún ministra Carmen Chacón, 40 años de edad y 22 en la política… “y le ha resultado tan rentable que se ha podido comprar una mansión… nada menos que en una isla del Caribe”. Lógico que quieran eternizarse en el poder; nada arriesgan, viven como nunca soñaron y “todo lo demás”.

 

            El más irresponsable de todos ellos; el nefasto, fanfarrón, devastador y ya exterminador (ha destrozado hasta su propio partido) Rodríguez Zapatero; sigue pegado a su sillón presidencial y como si nada hubiera pasado; pese a ese brutal castigo de las urnas (que yo estimo ha sido demasiado benévolo para cuanto ha protagonizado este gobernante plaga) y sin remordimiento alguno por el daño que aún y con su sola presencia en el gobierno, puede ocasionar a esta españilla a la que deja hecha añicos. Y he dicho españilla, puesto que antes fue España, luego españa y ahora…?

            El pueblo ha votado y como mal menor (dijéramos), “más de lo mismo” y apenas ha querido arropar a las nuevas opciones políticas, salvo excepciones que nada representan en el conjunto nacional. Y digo y mantengo lo de más de lo mismo, puesto que los que van a gobernar, ya han gobernado en el pasado y muchos de ellos, desde la primera época tras la muerte de Franco; son los viejos partidos de siempre.

            Bien es cierto que el periodo mejor (o menos malo) fueron los ocho años de la presidencia de José María Aznar; el que ha intervenido con sus discursos (los más fuertes que se han pronunciado en esta campaña y en su partido) y los que yo creo, han sido bastante decisivos para decidir muchos de los votos, por aquellos años en que este hombre, supo (al menos) sanear la economía, si bien algo o mucho de lo ocurrido posteriormente, tiene sus raíces en; “los delirios de prosperidad, facilidad de dinero a quienes no podrían pagarlo y la eclosión de los grandiosos negocios financieros, de los que se aprovecharon los que no han respondido de nada”; y que se fomentaron entonces.

            Por ello yo estimo que el verdadero “motor” del voto ha sido Aznar y sus encendidos discursos, puesto que Rajoy; se ha limitado a esperar a que caiga la breva primera; la que indudablemente ha caído… y seguirá así (espero) en espera de que caiga la “gran breva”, de las elecciones nacionales y con ello pueda cumplir su sueño, de sentarse (por fin) en la Moncloa, donde ya ha fracasado por dos veces.

 

            Destaquemos que los que más han ganado y ello es incomprensible en un país, nación, o lo que esto sea ya… y un poco civilizado; son, los simpatizantes o cómplices de los terroristas vascos; los que van a controlar una gran parte de sus provincias y de la de Navarra; así como la diputación provincial más rica de España (Guipúzcoa) con lo que van a controlar lo que pretendieron; o sea, masas enormes de dinero y todos los datos de la población que “van a explotar”; y lo que llegado el caso, también puede serles útil a sus amigos los asesinos de la ETA (casi un millar de asesinados y “anexos”)… y por aquello del “impuesto revolucionario… o pagas o te mato… o le pego fuego a tu negocio”; o sea lo que ha ocurrido hasta ayer mismo. Sepamos y no olvidemos que ello se ha logrado con más de trescientos mil votos de nativos de aquellos territorios y que (dicen) no considerarse españoles.

 

            Tampoco ese movimiento (dicen que espontáneo) de “los indignados” y que se han concentrado en muchas plazas españolas (destacando la de Madrid) ha influido gran cosa en las elecciones; veremos en que queda todo ello, puesto que igual ocurre como con “la gaseosa”, que cuando se agita y luego se abre el tapón, todo se derrama y nada queda. No les veo yo mucho futuro, salvo que sepan organizarse y presionar desde una organización que hoy no tienen; a lo peor ocurre como en aquel famoso “mayo francés”, donde sólo los listos sacaron tajada y precisamente enchufándose en el dinero público; o sea lo de siempre y que es lo que pretende el político, que en mayoría son mercenarios o de panza y bolsillo, como yo los califiqué hace ya tiempo.

            ¿Y el pueblo español que ha ganado? Nada, nada en absoluto; la economía nacional sigue arruinada (la deuda pública se contrae a muy altos intereses), los ayuntamientos y “autonosuyas” mucho más en gran mayoría, puesto que ni pagan a proveedores y ya demasiados, es que no tienen para pagar a sus muchos enchufados al dinero del contribuyente a los mismos. Y como sólo con palabras vacías (que es lo que dan los políticos en españa) no se arregla nada; pues al menos los que pensamos, quedamos totalmente escépticos y sin muchas alegrías; puesto que sabemos con plena certeza, que el camino que nos espera va a ser muy largo y de… “sudor y lágrimas”; esperemos que no empeore… trabajo le doy a la nueva “hornada de políticos contentos”, para que nos demuestres que saben gobernar e iniciar una recuperación razonable.

            Y finalmente algo muy importante… nadie ha hablado de regeneración y de conformar una verdadera democracia en la España que queremos… ¿por qué? Por lo visto pretenden seguir manteniendo este pudridero hediondo; puesto que ese tétrico silencio nos lo augura. Por ello que nadie se ilusione, que todo puede seguir igual.

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen.ciudad.org (allí más)

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario