Cultura

Las jóvenes entre los 10 y los 24 años constituyen el 45% de los nuevos seropositivos

“Más de la mitad de las personas afectadas por el VIH en el mundo son mujeres”, según Piedad Arazo, presidenta del Congreso Nacional sobre el Sida que se celebró la semana pasada en Zaragoza. El seguimiento irregular del tratamiento antirretroviral y su interacción adversa con los anticonceptivos orales son algunas de las razones que convierten las mujeres en un colectivo especialmente vulnerable a la infección.

“Factores socioeconómicos, socioculturales y biológicos configuran una situación de mayor riesgo para la mujer en la transmisión del VIH”, advirtió Pepa Galindo, doctora del hospital Clínico de Valencia, durante la mesa redonda ‘Mujer y VIH’ que se celebró ayer en el XIV Congreso Nacional sobre el Sida en Zaragoza.

En la mayoría de los países europeos, los nuevos casos de infección del virus se producen por vía sexual. Las jóvenes que se encuentran en la etapa de la adolescencia (entre los 10 y los 24 años) constituyen el 45% de los nuevos seropositivos y, en concreto, la incidencia entre los 15 y los 24 años supera la de cualquier otro grupo de edad, con más del 50% de las infecciones diagnosticadas.

La razón principal se debe al “uso inadecuado de los preservativos”, según indicó Ana Mariño, doctora del Hospital Arquitecto Mardice de El Ferrol. Además, “en la mitad de las jóvenes afectadas el diagnóstico se hace durante el embarazo, que en el 80% de los casos no estaba planeado”, remarcó.

Acceso al tratamiento antirretroviral

Existe un segundo colectivo frágil ante el contagio: los bebés. Las madres seropositivas corren el riesgo de transmitirles el virus del sida durante la gestación, el parto o la lactancia. “En los últimos años la tasa de transmisión ha pasado de un 45% a un 2%, gracias, sobre todo, a los tratamientos antirretrovirales”, señaló María Jesús Pérez-Elías, doctora del hospital Ramón y Cajal de Madrid.

Sin embargo, en algunos casos ellas no siguen correctamente el tratamiento antirretroviral. “Hay problemas de adherencia (como no querer tomarlo delante de la familia), múltiples interacciones del medicamento con los anticonceptivos orales, y otras razones, como el embarazo, que llevan a la mujer a suspenderlo”, comentó Galindo. Además, “la mujer tiene un mayor fallo virológico que el hombre, en parte, porque sus constituciones y los cambios que se producen en ellas son diferentes”, añadió.

Para Pérez-Elías, los preservativos son “el único método eficaz” que existe hoy en día para prevenir el VIH. Aunque, en palabras a SINC, la doctora reconoció que si una mujer está infectada y siempre usa preservativo, no se puede quedar embarazada, “lo que choca con el deseo reproductivo de la mujer”, declaró. Para solucionar estas limitaciones, la doctora propuso el lavado seminal o la concepción natural “a partir de unos criterios muy estrictos”, como tener relaciones solo en los días de fertilidad.

Todo ello, puntualizó Mariño, “demuestra que el VIH afecta a la mujer en todas las etapas de su vida”. A lo que Galindo añadió: “Es fundamental realizar estudios dirigidos directamente a mujeres”. Y es que, según Piedad Arazo, presidenta del congreso, “la mujer ha estado y está poco representada en los ensayos clínicos, actualmente no supera el 22% de los pacientes clínicos incluidos en los estudios”.

Fuente: SINC

 

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario