Cultura

Clases de religión en los colegios públicos

Por avatares de la vida mi desconexión con respecto al tema educativo ha sido casi absoluto durante los últimos diez años, período en el que, pobre de mí, pensaba que el sentido común había imperado en nuestros gobernantes y que se había impuesto la lógica de eliminar las clases de religión, de cualquier religión, de los colegios públicos.

Pero ahora me entero que no, que nada de eso, que de ilusos está llena la vida y yo los lidero en el camino, que no, que los colegios públicos siguen impartiendo clases de religión, a quien quiera, eso sí, sólo faltaría, digo yo, que nadie obliga a nadie, falaz argumento de descomposición social y moral, o moralista, que pone más el dedo en la llaga.

A mí me parece bien, mejor dicho, no me parece bien pero lo respeto, que unos padres quieran inmiscuirse en la esencia misma de la personalidad de sus propios hijos introduciéndoles en el truculento conocimiento religioso, allá cada uno, pero no contemplo desde mi absoluta ignorancia el hecho de que se adoctrine niños con mis impuestos.

Se supone que España es un país laico, agnóstico, o lo que sea, en cualquier caso, que el Gobierno no representa ni sigue ninguna religión, para que nos entendamos, por lo que la enseñanza de la religión debería de quedar para el ámbito privado de las familias o social de las parroquias, nunca en un escenario de conocimiento como, en principio, debería de ser un colegio.

La religión no debería de ser más que una parte, un capítulo o dos, no más de tres, por favor, de la denostada “Educación para la ciudadanía”, donde se explique a los infantes en que consiste cada religión y las claves de cada una de ellas, pero nada más, porque cualquier profundización más allá del conocimiento es cuestión de fe, y la fe no cabe en la escuela pública.

Sígueme en Twitter @ ruben_sancho

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario