Sociopolítica

Vayamos por partes

EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

                   

     Iba a titular este comentario como “Porquería de país”, pero inmediatamente me he percatado de que ni este país sus ciudadanos son culpables de tener algunos políticos francamente impresentables y más que esto irrespetuosos con los españoles ya que cada vez se confirma más que nos han tomado por tontos  y que nos “tragamos” toda la porquería que estos mediocres echan por la boca, en particular los del Partido Popular. No se trata de una cuestión de filias y fobias, no, creo que todos nos hemos dado cuenta de el “todo vale” que emplea el PP. Pero vayamos por partes.

     Cuando salió a la luz pública el asunto de la SGAE, el secretario de comunicación del PP, Esteban González Pons, un personaje que no creo que sirva de modelo de buenas maneras para nadie, ni mucho menos pueda ser un referente de lo que debe ser una actuación política seria y rigurosa, dijo aquello de que “Zapatero debería decir algo sobre lo ocurrido ya que todos los implicados son sus amigos y que algo debe saber”. Yo creo que esto ya es pasarse de la raya. Puede que haya gente al que este señor le haga gracia y ría sus ocurrencias, porque este individuo no tiene ideas, tiene ocurrencias que en la mayoría de los casos por su “calidad” suelen despertar las risas de aquellos a los que les gusta oír todo tipo de tonterías por su falta de sentido. Sobre todo de sentido común que en este señor, en mi opinión, sí es el peor de los sentidos. Pero vamos por partes. Si según González Pons, Zapatero debe contarnos lo que ha ocurrido con lo de la SGAE porque dice el popular vocero que los implicados son sus amigos ¿porqué no nos dice Aznar, que es lo que ha ocurrido en el caso Gürtel ya que el cabecilla de la trama, Francisco Correa, es su amigo íntimo y buena prueba de ello es que estuvo en la boda de su hija? Digo yo. Se me ha ocurrido así de pronto.

      Pero vayamos por partes. María Dolores de Cospedal, la mujer política más pluriempleada de España, ha tachado de “casi delictivas” las palabras de Rubalcaba sobre lo que el vicepresidente ha dicho que tiene soluciones para combatir el desempleo. Ha dicho De Cospedal que porqué no las ha aplicado ya y que por ello está cometiendo Rubalcaba un delito. Pero vayamos por partes. Si a esto vamos ¿cuántos delitos lleva cometidos Rajoy en estos últimos tiempos cuando ha asegurado por activa y por pasiva que tiene soluciones para acabar con la crisis y ni tan siquiera hemos podido conocer una sola de esas soluciones? Este tiene más delito que el vicepresidente del Gobierno si aplicamos el mismo rasero que emplea De Cospedal para juzgar las palabras de Rubalcaba.

     Lo que resulta curiosísimo es que Soraya Sáenz de Santamaría, refiriéndose a la SGAE, diga que esto afecta a los ministerios de Cultura, Industria, Economía y Administraciones Públicas, no sé por qué no ha metido también al ministerio de Urinarios Públicos y Riegos Asfálticos, será porque no se le ha ocurrido, y que en vez de pedir la comparecencia de los ministros correspondientes pida la de Rubalcaba y la dimisión de este. No sé lo que puede pasar, ni lo que pueda ocurrir la mañana en que Rajoy se levante estreñido ¿le echarán también la culpa a Rubalcaba?

    También piden que Rubalcaba dimita como vicepresidente del Gobierno porque argumentan que es incompatible con su condición de candidato a las próximas elecciones generales, a este respeto yo les pregunto: ¿Dimitieron Suárez, Felipe González, Aznar y Zapatero cuando se presentaron por segunda vez siendo presidentes del Gobierno? En fin, esto se resume en aquello que dice de que “hay tontos que tontos nacen y tontos que tontos son y tontos que tontos hacen a los que tontos no son”.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario