Nuevo entrenador

0
79
Alfredo Pérez Rubalcaba

José Luis Rodríguez Zapatero, Presidente del Gobierno de España en estas dos últimas legislaturas, podría haber remedado el No mandé mis naves a luchar contra los elementos que se atribuye a Felipe II al tener noticia de la derrota de la Armada Invencible en agosto de 1588. Zapatero imitó a Ulises (Odiseo),  quien se hizo “atar” al mástil de su nave para poder escuchar -sin sucumbir al embrujo- el canto de las Sirenas. Sin buscar justificación alguna optó por “más Europa me cueste lo que me cueste”. El equipo estaba ocupado en partidos más locales y echó al entrenador, que se mostraba más atento a los partidos que se jugaba en Grecia, Portugal o Irlanda. Las bandas pidieron el cambio de entrenador y lo consiguieron. ZP ya no está en la contienda.

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) ya tiene desde ayer un nuevo candidato oficial, Alfredo Pérez Rubalcaba, para enfrentarse a Mariano Rajoy, el hombre del Partido Popular en las próximas elecciones, que a mucho tardar deberán celebrarse antes de Presupuestos 2012. No ha salido elegido por la asamblea general  de socios, sino por acuerdo de la directiva dimisionaria. La democracia es el arte de las formas, pero también le está permitidos atajos, para resolver problemas inmediatos. Despedido el entrenador, también es normal que, por un tiempo, provisionalmente hasta la asamblea ordinaria de socios, se queda el segundo, porque no ha de darse el partido siguiente por perdido. El siguiente partido son las elecciones generales, no los presupuestos. El PSOE cuenta con un candidato potente. Un avezado jugador, que conoce a la perfección las claves de organización del juego. El campo lo conoce al milímetro; lo ha corrido y pateado y,  por su condición de hombres de ciencia, tiene dibujada y comprende su geometría. Sin duda un buen entrenador para acabar la liga. En el banquillo adversario, nunca enemigo, está el jugador  tumbado de Peridis. Si yo fuera él temería que el barbado R (Alfredo) le mesase las barbas a él,  R (Mariano). Esta final ha de jugarse por las bandas, no achicando el campo, sino abriéndolo. Los laterales del PSOE no sé si ya están bien llorados por la derrota del 22M. Los del PP están con la moral alta después de la contienda autonómica. Rubalcaba y Rajoy se la juegan. La afición está animada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here