Hacer o no hacer, esa es la cuestión

0
125

 En estos días, y los que quedan, de precampaña electoral, después vendrá la campaña “en serio”, pienso yo, sólo escuchamos las ofertas de Rubalcaba, en lo que respecta a la otra parte, a Rajoy, este parece ser que se reserva para más adelante, hasta ahora sólo hemos oído la que lanzó González Pons, de la “aspiración” del PP a crear 3,5 millones de empleos pero que para ello habría que crear un millón de nuevos empresarios. Parece ser que esta “tentadora oferta” la han aparcado pues han pensado que para hacer el ridículo a toda hora hay tiempo.

Hombre, para ser justo habría que reconocer que algo si ha dicho Rajoy, ha asegurado por activa y por pasiva que el hará lo mismo que hizo Aznar, es decir dar pan para hoy y hambre para mañana. Menuda “hartá”  de comer nos dimos los españoles en la época de Aznar. Hubo ladrillos para todos. Hasta tal punto que con tanto masticar ladrillo nos hemos quedado sin dientes. España, sin duda alguna, ha sufrido una fuerte indigestión por la ingesta masiva de ladrillos. Fue como el cuento de “Las Mil y una Noches”, fue eso un cuento, fue, como antes he dicho, pan para hoy y hambre para mañana. Se construyeron centenares de miles de viviendas, más de las que los españoles podíamos consumir y claro el problema estaba en que este tipo de producto no se puede exportar, en todo caso se pueden importar los compradores, pero eso no es tan fácil, por lo que ahí están como testigos mudos de algo que nunca se debió producir y de un crecimiento económico que fue un fiasco para todos los españoles. En la época de Aznar vivíamos dentro de una burbuja  en la que había trabajo, había dinero, los bancos decidieron abrir sus cajas fuertes y dejar correr los caudales, hasta que un día despertamos y nos encontramos con la triste realidad: Todo había sido un sueño que fue bonito mientras duró, pero los sueños, los buenos y los malos, suelen durar poco tiempo. La realidad, ya lo dijo Calderón en su día, es que “…la vida es un sueño y los sueños, sueños son”. Aznar, practicando la hechicería nos hizo soñar a todos, fue un embrujo, una realidad virtual que nos condujo a la situación actual. Los periodos de crisis no surgen de improviso, se van incubando a lo largo del tiempo hasta que salen a la luz. Son como una mala enfermedad que te va minando físicamente  poco a poco hasta que te consume.

Pues todo eso es lo que nos ha ofrecido hasta ahora Rajoy, si no tiene guardado algún as en la manga mal veo yo las cosas en caso de que este, tal y como auguran las encuestas, llegue a detentar el gobierno de España. Los españoles estamos un tanto escamados y procuramos que mientras dormimos no se apoderen de nosotros sueños que nos hagan levantarnos de la cama con un cierto temor a lo que pueda suceder, hasta tal punto que hay quien duerme con un ojo abierto. En todo caso la cosa esta entre hacer y no hacer, esa es la cuestión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here