Cultura

Aloysius Viktor Stepinac: Memoria ingrata

Del sacerdote croata Aloysius Viktor Stepinac (1898 –1960), recientemente conocido, tras ser beatificado por el Papa Juan Pablo II, como «el Bendito Aloysius», tengo una percepción muy personal que dejé expresada en el poema de mi poemario «E libro de la guerra», mismo que aquí reproduzco con el títulos «Estas son las misas. Este poema nace a raíz de meditar mucho sobre la situación que acaeciera entre 1991-1999 y que concerniera a los estadounidenses que enviaron tropas a Bosnia-Herzégovina, Kosovo. Allí hubo un saldo mortal de 175.000 seres humanos a consecuencia del enfrenatmientos entre Serbia y Croacia. Que los EE.UU. se metiera es tan cuestionable, como trágico el origen del conflicto.

Otras 140.000 personas mueren cuando los rusos enfrentan a los chechenios, desde 1994 en adelante. Son guerras étnicas, religiosas y políticas y como todas, sin ningún sentido.

En octubre de 1998, el Papa Juan Pablo II declaró al personaje de mi poema un mártir y lo beatificó ante 500,000 croatas en la Basílica de Marija Bistrica, cerca de Zagreb. Se cultiva el mito de que fue capturado por los comunistas y envenenado paulatinamente por ellos; pero, para el catolicismo es importante nutrir este tipo de mitos con medias verdades. Entre lo fue indubitable y real es que, antes de su muerte, sobre este Obispo pesaba la acusación de colaborar con el fascismo y el movimiento Ustaše movement, colaborador del Nazismo alemán y cómplice de «conversiones forzadas» de serbios ortodoxos al catolicismo. Se le halló culpable de muchos cargos, aunque la Iglesia Vaticana y las fuerza derechistas toman los juicios de sus criminales como muestras de ‘show trial; que decllaran propaganda comunista.

De él, sin emabrgo, se dice que «Alojzije Stepinac, Arzobispo de Zagreb durante la Segunda Guerra Mundial, sirvió como Vicario Militar de un ejército que asesinó a más de 800,000 judíos, serbios, croatas y gitanos. [Lacvergne, Bernard and Hervè Lauriére.”Genocide in the Puppet ‘State’ of Croatia” Contemporary Review 224 (June 1974): 291-8].

Visto como Santo Patrono del Genocidio, por la acción del 4 de octubre de 1998 por el Papa Juan Pablo II, al beatificarlo y convertirlo en héroe nacional de ese país. ofrezco mi poema de repudio:

ESTAS SON LAS MISAS DEL TIGRE

1.

Esta fue la primera misa de noviembre
ante ojos invisibles de su dios en Zagreb.
Se escucha su voz dentro de la Basilica
di Santa Maria Maggiore:
«Aquí está un soldado y sus manos
aún están húmedas de sangre;
aquí, el héroe de la Orden
«Estrella de Karadorde»
en el antiguo reino yugoslavo.

Y la estrella huele a bala, a fuego,
a morteros… de ejércitos astro-húngaros.
Secretos tengo / secreta
porque siendo hoy cura, también fue
obediente matón, uniformado.

No se puede clamar inocencia y alma limpia
cuando se fue infantero del Regimiento #96
de Karlovac…

Con amargura digo que fui prisionero de guerra
de los italianos, pero, tras la formación
de un nuevo Estado, ya no soy enemigo.
Soy voluntario.

Como un soldado me calé
en las legiones del Frente de Salonika
y gané el rango de Teniente.

Hecho estoy para la guerra.
No soy cordero de Roma
ni santa hostia del Vaticano».

2.

Cuando Roma ya no es ni puede ser cordero
y en Collegium Germanicum et Hungaricum
el zorro que brotara
se torna sacerdote,
la equidad es mañosa
y la voz que escuchamos
es la del Papa esplendoroso
por más que él mienta
y esconda podredumbre,
pues santas son sus propias,
terrenales opiniones…

¿A quién importa que a Pío XI
o al rey Alejandro I de Yugoslovia
lo repugne el pueblo?

Uno es un cura del Collegium Germanicum.
Uno es una zorra que no tiene inocencia.
Uno sabe que no nació para cordero en degüello.

3.

«Love towards one’s own nation cannot turn a man into a wild animal, which destroys everything and calls for reprisal, but it must ennoble him, so that his own nation secures respect and love for other nations»:>strong> Alojzije Stepinac, Arzobispo de Zagreb

Unjeme, demonio, con el «In te,
Domine, speravi». Oh, Señor, que confío
en esta dictadura de reyes temerarios
que no perdonan a la gente más noble
si uno mismo y, entonces…
¿qué se puede esperar?

Al ayudante del Obispo le dijero: «No»
y al rey que odiara, en el fondo del alma,
tuvo, y lo creyó deber sacerdotal
que decir «Sí»
y el día que en Mrasella asesinaron
a ese rey, primero de los Alejandros,
piedra en su hígado y su consciencia,
fue y le dio la final pleitesía,
era su deber.

Y, recordó lo que en vida le dijo:
«Piedad ninguna, amnistía jamás,
misericordia y libertad para nadie.
No para mis enemigos»;
y fue con los obispos en 1934
a los funerales, pisó como en fango
la Iglesia Ortodoxa,donde un tigre croata /
el fiero Ante Trumbic /
lo tratara como uno de los suyos
y le pidió misas negras
y proclamas para desatar los deminios
de la muerte.

4.

Ahora no sé que hicíste con las palabras de amor
que el Cordero inspirara, aunque yo sé
lo que siempre has sido, sargento y teniente venenoso,
alimaña que se mete en faldones de sotana.

Alma de zorra, Alojzije, leal a la podredumbre,
hipócrita. Y te atreves en peregrinaje
subir a la cumbre del Monte Triglav
y recordar el mandato inglés en Palestina,
bendecir a judíos, deprecar a los moros
mientras bendices en altar
a mártires.

… pero aquellas palabras,
[«por amor a la nación no debe el hombre
convertirse en bestia salvaje
que lo destruya todo, no ennobleciendo
ni lo propio bi lo ajeno»], ¿dónde quedaron?

Con el Pius XII desde 1940
hicíste demasiadas migas y con el Año del Jubileo
de los Croatas, izaste tu bandera parcialista
por 1,300 años de Cristiandad
y ya dijíste que el árabe no cuenta
y por 700 años de la Orden Franciscana en Croacia
dijíste, ocomo si lo dijeras,
«ya el gitano no cuenta».

¿Dónde quedaron las nociones de inclusión
en la diversidad, la tolerancia sincera,
Stepinac, cómo pudo la Tercera Orden Franciscana
quitar de tí tantos entusiasmos
por los abrazos étnicos e interculturales
cuando vino la hora de Apolonio,
la señal de prueba?

Croatismo nacionalista y catolicismo
lo fundíste en la misma cosa / basura
en la misma cantera / sin separar el grano
de la paja, piedra y yerbajo y, entonces,
en la escena de poder de las calles,
a persiguirse y matarse,
croatas contra serbios
y católicos contra islámicos
y es cierto que ayudaste a refugiados,
judíos que escapaban de Alemania y Austria.
pero le pediste la fe,
que se canjéen del alfa hasta la omega,
hicíste chotas / oportunistas / que salvas el pellejo
y se venden y se traicionan
porque ya es 6 de abril de 1941,
y la Alemania Nazis, su Wehrmacht
y sus aliados invadieron Yugoslavia,
han ocupado Zagreb.

Croacia es el satálite de todo,
el Estado Independiente para Todos los Ultrajes
y el Movimiento Ustaše, fanaticamnte católico,
el Tigre con todas las ventajas,
el tigre que muerde a los corderos,
el tigre que destaja a la zorra y se la come.

5.

«All men and all races are children of God; all without distinction. Those who are Gypsies, Black, European, or Aryan all have the same rights (…) for this reason, the Catholic Church had always condemned, and continues to condemn, all injustice and all violence committed in the name of theories of class, race, or nationality. It is not permissible to persecute Gypsies or Jews because they are thought to be an inferior race»: Alojzije Stepinac

Unjeme, demonio, con el «In te,
Domine, speravi». Oh, Señor, Poglavnik del NDH /
Estado Independiente de Croacia / divisor de naciones,
ayúdame a destajar la zorra de seis rabos,
incluyendo ese pulguero de sabandijas rojas
en su pelambre.

Amigo soy de las dirigencias de Ustaše,
le dí la bienvenida como presidente de los obispos
(pero yo las amonesto, las regaño, amenazo
con excomunión, sé que se exceden)
y la prensa me difama
y en las calles se me llama trangresor,
cobijante de alta traición en su patria,
colaborador de invasores.

No hay nación del mundo que repita
mis oraciones por la NDH ni la reconozca
como nación soberana, pero yo,
no soy mero Vicario Militar del ejército
Sermonep por tolerancia racial:
De Ciliga, recién liberado de los Campos
de tortura en Jasenovac, a Pavelic dije:
«¡Qué mancha vergonzosa al honor de Croacia!»

Que han comenzado leyes anti-serbias,
o legislación antisemita en Croacia,
persecusiones raciales, «¡ah, yo las deploro.
Misa doy para que sean preservados
los principios de dignidad humana».

6.

«In fact, there exists but one race… first and foremost the race created by God, according to the precepts of natural law and positive Divine law as it is written in the hearts and minds of humans or revealed by Jesus Christ, the son of God, the sovereign of all peoples»: Alojzije Stepinac

Vengan el 10 de abril, únjanme con espíritu
de Dios, propiciemos el Milagro,
que oficiaré la Misa de Santa Proclama
para el estado nuevo / Ustaše / y el Vaticano
me apoya; hágalo entonces el pueblo…
coexistamos, serbios, coexistamos
porque no puede haber Sur sin el Norte
Todo cisma es maldición sobre Europa
y peor que el Protestantismo que produjo
el primer Cisma es que me dejen solo
y se pierda la moral, que no haya aquí
principles, ni verdad ni justicia ni honestidad..
sólo esta Zorra mañosa que multiplica
los rabos… todas las zorras del Seno de Dios
nacieron, así como corderos y hombres
y razas, y manos sucias
por sangre derramada, de Dios nacieron;
pero «quiero que sólo haya una»
y si hay atrocidades cometidas por la Ustaše
con manos asesinas
antes pido forzosas conversiones
a la Divina y Unica Raza que Dios admite,
la del Jesús salvador, violencia no pido,
no que me llamen Obispo Alojzije /
Mišic de Mostar /
Santo Patrono del Genocidio.
No. Sólo puente celoso hacia Cristo
en la Europa serbia del Islam.

7.

«En Croacia la Iglesia no solamente se desentendió del genocidio que se estaba desencadenando, sino que fue un participe entusiasta y activo. Sacerdotes y monjes fueron protagonistas de atrocidades, los obispos promovían el antisemitismo y difamaban a los serbios al mismo tiempo que judíos y serbios eran exterminados y convertidos a la fuerza a lo largo y a lo ancho de Croacia»: Dr. Milán Bulajic, «The Role of the Vatican in the Break-Up of the Yugoslav State: The Mission of the Vatican in the Independen! State of Croatia: Ustashi Crimes of Genocide» [Ministerio de Información de la República Serbia, Belgrado, 1993].

Ahora, cuando se cuantican los daños:
¿a quién importa que a Pío XI
o al rey Alejandro I de Yugoslovia
lo repugne el pueblo? ¿a quién
que en Croacia se asesinara
a más de 800,000 judíos,
serbios, comunistas croatas y gitanos?
Uno es un cura del Collegium Germanicum.

Y se nos dijo que admitiésemos
a creyentes Ortodoxos
a la Iglesia Católica aunque tuviésemos
que rajar sus cabezas en dos bandos;
y dije que la conversión obligatoria no tiene validez,
que es mejor su fe vieja,
que no seamos de ese modo y me dijeron:
«Es la fe o la vida; la raza primera
en Cristo, o la vanidad y la muerte en el mundo».

¿A quién importa si realmente me han llamado
«el bendito de Zagreb», Shomrony,
el jefe de los rabinos, lo creía
porque protegimos / salvamos judíos de la muerte
pero muchos más fueron quienes desde el gobierno
de Ustaša buscaron que el Vaticano
me echara del Obispado.

Uno es una zorra que no tiene inocencia
y la poca que tienen te la quitan.
¿A quién importa si realmente me han llamado
«el bendito», si fue cómplice o no,
Uno sabe que no nació para cordero en degüello.

DE: EL LIBRO DE LA GUERRA / CARLOS LOPEZ DZUR

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario